IgG e IgM... Paralelos Inmunocompetentes

Rubén D. Lopera's picture

IgG e IgM “No son los anticuerpos o las inmunoglobulinas que defienden o dan inmunidad a nuestro organismo contra el virus Covi-19 actual”, son dos presidentes de carne y hueso, pero sin amor verdadero por su pueblo.

En este universo paralelo, como recientemente la NASA reportó el otro, dos presidentes de un mismo país, uno fue elegido, ¡Y qué! ¿democráticamente? por un pueblo y el otro “auto proclamado” por una Asamblea Legislativa legal. Uno era IgM… el otro IgG… Ambos gobiernan paralelamente, uno con poder absoluto y con armas, el otro sin poder hacer nada, reconocido, respaldado por 60 países y un G4 de seguidores; uno de ellos virulento y el otro con dos cargos de presidente uno presidente encargado de ese país y otro de la Asamblea que lo proclamó, pero que no trascendido todavía y se está quedando en la “nada” del espacio y del tiempo. Ambos sin transparencia en sus funciones y cargos.

Si comparamos sus nombres y hacemos un símil con los anticuerpos (IgG e IgM)) que nos puedan defender contra los agresores, invasores, Imperios capitalistas, marxistas, comunistas, plutocracias de enchufados con o sin botas o nos pueden ayudar a salir de esta crisis de servicios básicos, caos, anarquía e incertidumbre, les puedo afirmar que este cuento no se ha acabado, pero de que termina, termina, no sé cuándo pero si pronto, con o sin elecciones, con o sin pandemia, para bien o para mal.

Estos personajes de la vida real pero que viven cada uno de la fantasía del poder y que no se lo han ganado de buena fe o de buena voluntad, están propensos a perder su inmunidad y legitimidad por un pueblo soberano que clama auxilio de sus necesidades básicas y una digna calidad de vida que se merecen. Ninguno de los dos a caminado recientemente a pie las calles, los barrios, las urbanizaciones de muchos lugares de este país o no han visto el bachaqueo de la gasolina, las carretillas buscando agua, gas, la especulación en las taguaras caseras revendiendo los alimentos, los abusadores del transporte o la prepotencia y mala educación de ciertas autoridades, entre otras muchas calamidades del trajín diario de un pueblo hambriento frágil y debilitado. Políticamente van mal los dos anticuerpos y esta pandemia, el pueblo y la historia no los va a perdonar, hagan lo que hagan, sus cuentos y fantasías no serán bien contados.”Pueblo inmunizado contra las mentiras, engaños y promesas”.

Rubén D. Lopera