La niñera trilingüe de Getafe

Rubén D. Lopera's picture

Esta historia de la realidad actual sucede en varias partes del planeta y sobre todo a los humanos que de algún modo o forma salen a buscar algún tipo de subsistencia en otros países porque su país de origen no les da las garantías y derechos a mantener una vida digna para sobrevivir; uno de estos países es Venezuela, donde la diáspora evidente de estudiantes, profesionales, académicos, profesores y obreros de diferentes oficios es el día a día en las fronteras y aeropuertos del país; con trámites engorrosos de papeleo antes de salir legalmente o conseguir el dinero necesario para mantenerse unos días en el exterior y esperar que los gobiernos de eso países les den la acogida y libertad deseada, porque la sensación que existe en una gran mayoría de esa gente y familiares es que se vive en un encierro, no hay prosperidad en la nación y sin muchas esperanzas de mejorar en este sistema socio comunistoide retrógrado, con carnés que controlan los pasos de los ciudadanos, sus decisiones y libertades.

Esta historia de la joven con ideas de niñera sin experiencia pero con ganas de trabajar en algo digno y de servir al prójimo colocó en un portal el de cuidar niños, enseñar un idioma o tocar batería, ya que de estos dos últimos es muy buena y preparada. En sus notas de bachillerato son Suma Cum Laude (19.9/20) y no quedo seleccionada en las 3 escuelas de arte de las universidades de Venezuela por cuestiones de ingresos y selección de estatus social por computadoras y ni siquiera entrevistas personales para ver la calidad del estudiante. Solo fue admitida posteriormente por concurso interno de conocimientos con exámenes tórico .prácticos en la Universidad, aún así como joven que se sintió discriminada por el sistema educativo decidió partir de su país. Y es así como se están perdiendo y emigrando jóvenes valores en la Venezuela de hoy, que tanta falta hace para el porvenir de la patria.

Cuanta angustia de ella (y sus familiares)en esos seres que pasan por las fronteras o por emigración, donde los agentes o personal de estos sitios se pueden antojar de pedirles documentos no necesarios para entrar en eso países y frustrar al emigrante o simplemente por el color de su piel, el tono de voz o vestimenta lo detienen no los dejan pasar p le ponen los mil “peros”. Todo de eso y más le pasa al emigrante, a veces es factor de suerte, de conocidos o contactos o del vil dinero que compra conciencias, para poder ingresar a otro país. Hay historias de historias, creíbles o no, pero son de contar; son muy valientes los que se van, no como dice una infortunada y resentida ministra de Venezuela, que no quiere que regresen, y muchos de ellos son hijos de camaradas, enchufados o hijitos de “papa” de personeros del gobierno. Ellos saben que es así y que no los desmientan.

Por fin la lectora y poeta con sus ahorros personales y de años paso el Atlántico y las alcabalas correspondientes, llego a la Madre Patria del Continente viejo y se ubicó en Getafe con la suerte de conseguir más amigos que familiares que le abrieron los brazos para conducirla a su aposento ese primer día con un clima helado y no acostumbrada, pues venía del trópico caribeño.

Lo demás, es lo de todos los emigrantes, sobrevivir para buscar trabajo, estudiar y una vida mejor, dejan atrás los sin sabores, les vienen otros, pero ya cada uno tomará su camino y experiencias. Esperamos que todos los ciudadanos de eso países acojan con cariño al prójimo entre ellos a la niñera poeta trilingüe y musical, que lleva la creatividad y arte por las venas. Ya tocó las puertas en Getafe, Ventas, Tetuan, falta las Rozas y otros sitios.

Esta es una corta historia de una emigrante que quiere cambiar su rumbo, que dependiendo de las circunstancias que le de la vida decidirá su retorno o no al nido que la vio nacer y salir. Nadie le cortará sus alas y menos sus padres, pues a tenido de frente a las “Meninas” de Velazquez, el Suturno de Goya y el “Jardín de las Delicias” de El Bosco en el museo del Prado, no esta mal para una amante del arte y una principiante niñera; además ya paso por un lago y vio pintores de calle en el camino y eso la inspiró para seguir su ejemplo y por eso es que el maestro Roman no sabe lo que tiene en su estudio, solo falta que el amigo de su “enamoradito” la invite a tocar batería en una banda musical. Las clases de Ingles o Noruego vendrán solas, y lo de niñera debería esperar por ahora. Si los estudiantes logran entrar a las carreras o escuelas de oficios variados que han soñado, ya de arte, informática, derecho, repostería, gastronomía, entre otras de seguro lograrán sus sueños.

Esta es una sola historia de muchas que están en por empezar, ya otras están andando y posible algunas se han terminado, No todas son felices y entre ellas la de mi amigo Pablo, el piloto ángel que sigue volando hasta el infinito y más allá.

Todo dependerá de las autoridades, de los padres, de la salud, de la creatividad, los estudios, los sueños y esperanzas de los jóvenes en seguir con su energía y conseguir lo que se proponen en la vida.

Hasta pronto familias, no se angustien mientras sus familiares son felices, vendrán días mejores para todos.
Rubén D. Lopera
Neurocirujano.
Mgs. Educación Superior