Lo que nos deja y dejará este CoVSARS-2 y su COVID-19

Rubén D. Lopera's picture

“Por ahora” he aprendido, y creo que muchos terrícolas, que tenemos que estar preparados para una nueva epidemia en cualquier momento de nuestras vidas, y ver lo que sucede en otros países para prevenir daños mayores, esto es extensible para los gobernantes, gobiernos, políticos y ciudadanos, sobre todo si se trata de enemigos invisibles pero reales como con los virus, por eso se dice, “Que no hay enemigo pequeño” y sobre todo de tipo bilógico. Las guerras bacteriológicas son un peligro máximo, donde las armas son estos “bichitos”. Tienen arrodillados a poderosos imperios, presidentes o reyecitos, donde las piezas de este tablero del ajedrez mundial puede estar en Jaque o en Mate en muchos bandos, negros o blancos, ricos o pobres, buenos o malos en cualquier momento, de hacho ya ha hecho mucho daño y a dejado a familias muy tristes, sin comentar los daños colaterales de todo tipo que esta pandemia ya está trayendo, y todos a su debido tiempo la sentirán de una u otra forma en sus ámbitos familiares sociales o de trabajo.
Personalmente he ratificado que es mejor “prevenir que lamentar”, porque las consecuencias en el ámbito de la salud para muchos ciudadanos con enfermedades previas y a cierta edad nos hace mucho más débiles y frágiles para resistir, y a manera de consejo para todos, por ejemplo, el habito o vicio de fumar trae infinidad de problemas a futuro, y que todos saben, son: cánceres en diferentes sitios del cuerpo, lesiones obstructivas en las pulmones, alteraciones posibles en arterias y venas, alteraciones en la micro circulación de muchos tejidos, entre otras lesiones. A propósito y específicamente con los coronavirus y en especial con CoVSARS2 es que tiene mucha predilección por las células y los epitelios respiratorios, pero también por el gástrico y renal, de ahí los principales síntomas respiratorios y digestivos. Leyendo la literatura científica actualizada y proveniente de los estudio que se están haciendo, algunos ya en fase de terminación, provenientes de los países como China, otros países asiáticos e Italia, han demostrado que muchos de estos pacientes tenían cuadros digestivos previos o concomitantemente con los respiratorios, como diarrea, falta de apetito (anorexia), vómitos o dolor abdominal; así mismo como alteraciones en el olfato y gusto inicialmente antes que aparecieran los síntomas principales respiratorios. En estos estudios se han reportado que muchos de los antecedentes de los pacientes referían que con son fumadores crónicos, hipertensos, diabéticos, cáncer entre otras morbilidades. De seguro más adelante se verán las relaciones con otros parámetros clínicos, como: tipo de sangre, colesterol alto o no, peso corporal, estado de nutrición o alguna deficiencia de algún tipo de enzima corporal; infinidad de estudios tenemos en este campo de la investigación y de seguro muchos científicos, biólogos, virólogos, epidemiólogos, entre otros se unirán a nuevas investigaciones. Los paradigmas de la ciencia en el campo de la biofísica, biología molecular o de la misma sociología del comportamiento de seguro hará cambiar en algo las decisiones en muchos ámbitos de la vida cotidiana, pues esta pandemia tiene que modificar muchos aspectos de la vida en el planeta y esto no es una exageración en un planeta donde el clima, los ecosistemas, los incendios, las inundaciones modifican se alteran constantemente, donde las amenazas de cualquier tipo está en la mente de muchos gobernantes, y como humanos que somos débiles y desean el poder. Y sin entrar en filosofías y teologías que son también esenciales para mantener un equilibrio en los diferentes pensamientos o ideologías que son necesarias para mantener ese equilibrio entre las fuerzas del bien o del mal, que siempre han existido y existirán, deberán tomarse en cuenta para futuras decisiones y pandemias.
Esta experiencia única en mi vida familiar y en la de muchos, de estar viviendo una Pandemia, me hizo corroborar con mis pocos conocimientos de medicina, neurociencia, bilogía, física, educación y epidemiologia que para una lucha con un elemento biológico como un virus de este tipo y genero es imprescindible saber para: promocionar, prevenir , orientar, comunicar y ayudar a nuestro prójimo de una manera u otra y yo lo hago trasmitiendo información, aunque sea transcribiendo conocimientos teóricos y una escasa experiencia de lo vivido y hecho en mi vida. En este aislamiento forzado pero muy necesario, son muchas las informaciones científicas, de las más elementales hasta las más serias basadas en la evidencia científica hasta ahora publicadas que he tenido que leer, primero porque me gusta y segundo porque aprendo para transmitir; muchas me cuesta comprender porque son muy profundas como en el campo de la virología molecular o en el estudio del genoma de los virus, para no entrar y confundirme aun mas en área de la física cuántica o la biofísica y su relación con el cuerpo humano y la vida de los seres que estamos en esta planeta, donde el ambiente, el clima, los animales o las partículas subatômicas son parte de nuestra vidas.
No puedo terminar sin dejar de pensar y decirles que siempre me ronda una energía o fuerza superior que domina u orienta mis pensamientos, no mi razón o verdad, esa energía es superior a mi Yo, es un Dios, que no pone los virus, las bacterias o los bichos para hacernos daño, pero que si puede controlarlos con la ayuda de todos los terrícolas.
Como creyente de las leyes Física y de una de las tantas filosofías como las de un Dios, creo en una energía superior o un ser Infinito que mantiene un equilibrio universal, que no está en contra de la leyes del universo, que no desea el mal, pero si que lo puede controlar.
No tengo la razón ni la verdad, así como muchos filósofos tampoco la tienen, menos la tienen los ignorantes en esta materia descrita.

Rubén D. Lopera