Mi chisme electoral del 20M

Rubén D. Lopera's picture

Puedo decir sin fanatismo que en la familia había apatía por uno de los miembros para ir a votar, las calles estaban con pocas personas movilizándose, por lo menos en el sector de los Rastrojos de la Parroquia José Gregorio Bastidas del Municipio Palavecino del estado Lara, un sector predominantemente de electores oficialista, al llegar al centro de votación, es la primera vez que no hay cola en la entrada del centro de votación y escasamente pude contar a 10 personas dentro de esa escuela de 3 mesas de votación, eran aproximadamente las 10 a.m, el proceso fue rápido y note menos personal de atención y militar que otras veces. Por primera vez me indicaron salir por la puerta trasera de ese centro, con la sorpresa que preguntaban si vamos a chequear el carné te la patria y a menos de 5 metros del centro estaba un grupo de aproximadamente de 8 personas que comprobaban la identificación de la persona y chequeando el carné de la patria o pidiendo el número de la cedula y lo buscaban en un celular inteligente; (de la mesa donde vote al punto rojo estaba por lo menos a (60 metros). Esta gente no estaba siendo controlada por ninguna autoridad o guardia nacional de que no podían estar a esta corta distancia del centro de votación 5 metros, es decir solo cruzar la calle, ¿Tenían el permiso del Plan República? de estar tan cerca del centro o se ¿hicieron la vista gorda? ¿No sabían que tenia que estar a 200 metros del centro electoral?. “Misterios y tramoyas de estas elecciones ya cantadas”;

Sigo insistiendo que en este país “el que tenga ojos que vea y el que tenga la verdad que la escriba” Y pensando como Maquiavelo, es por eso que nos indicaron salir por detrás para que no se viera tan evidente el punto rojo en una calle que no era tan transitada y a la vista de todos, no puedo negar la astucia, organización y malicia de los partidarios oficialitas, sus seguidores y sus Malignos dirigentes. No es como dijo un alto dirigente del PSUV que esos puntos no iban a cambiar los resultados de los electores, ellos saben que eso es incumplir la ley y normas establecidas previamente por los candidatos y el CNE y que si pueden influir en la decisión de ir o no a votar de sus seguidores. Mucha gente ya no se chupa el dedo amigos camaradas, eso es una estrategia muy conocida en cierta ideología de rebaños.

Los gobernantes, directores, militares, partidos o caballeros que no respetan las reglas del juego electoral como estaban establecidas previamente no merecen mi respeto y confianza, y de seguro los candidatos opositores y la gente honrada tampoco les darán su confianza. Al llegar a la casa y ver la TV veo al candidato Falcón, Bertucci y el dirigente Fermín declarando esta misma irregularidades en muchos centros de votación, además de otras que yo por lo memos no pude ver en el momento que voté.

En ningún momento me arrepiento de haber ido a ejercer mi derecho a votar, al contrario ví con mis propios ojos y comprobé uno de los mecanismos indirectos de la criptotrampa electoral. No puedo imaginarme lo que puede pasar con el conteo de las boletas, el registro en el cuaderno electoral, el acta final de escrutinios de esas mesas, el traslado de las cajas, entre otros pasos hasta llegar al CNE regional y al de Caracas. Por cierto en el cuaderno donde firme y coloque mi huella, había una casilla con huella pero sin firma. Es un detallito para explicación. De repente el elector no sabía firmar……?

Creo que este detallito de los puntos rojos va a traer su cola, no se, si para bien o para mal, para excusas o evasiones de candidatos o para decisiones finales y pronunciaciones mayores. A lo “hecho pecho” y hacia delante por la libertad. Mañana dirán las autoridades que ese detallito no se repetirá dentro de 6 años y todo el mundo se queda tranquilo como siempre.

Por ahora, a las 6.18 pm del 20M del 2018, me despido. Amanecerá y veremos lo que pasará el 21.M-Todavía no cierran todos los centros de votación, ¡Cuidado con seguir el jueguito electoral!
Rubén D Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior