No es un juego con un enemigo pequeño de varias caras

Rubén D. Lopera's picture

No creo que todos sepan que el coronavirus tiene la forma de una figura geométrica poliédrica de ICOSAEDRO regular, convexo con 20 caras iguales de triángulos equiláteros simétricos y que una pelota de futbol es un icosaedro truncado, que se obtiene truncando cada vértice de los triángulos y que al inflar se forma una esfera, de la cual se comentará mas adelante. Este juego, batalla o partida mundial empieza en cualquier campo, ciudad, aeropuerto, puerto, entrada o salida de un país. El CoVSARS-2 y su forma característica le imprime ciertas propiedades y ventajas como parte de este juego peligroso y que lo hace más peligroso que otros contra cualquiera que lo quiera sacar del juego o arbitro que lo pare; pero es necesario pararlo o sacarle tarjeta roja lo mas pronto, porque la partida puede haber empezado antes del tiempo y según algunos el 17 de Noviembre del 2019 y no en Diciembre como esta registrado, sino en otro sitio dentro de China y luego se traslado al famoso mercado húmedo de Wuhan, pero esto es muy difícil de precisar, habría que hacer una investigación retrospectiva muy cuidadosa, no especulativa o aventurera. Al igual y en definitiva ¿cuál fue el huésped intermediario y en qué forma transmitió el virus en ese mercado? ¿O será un eslabón viral perdido por conseguir? La duda a quedado sobre el pangolín en los últimos informes leídos, estos coronavirus son comunes en varios mamíferos. Inferiores. Nosotros somos mamíferos superiores, es decir, pertenecemos al reino de los animales.

Cuando comento o relaciono todo este escrito con un juego (pero que no es un juego) y reviso la literatura de los virus, encuentro interesantes datos fantasiosos, religiosos o costumbres de tiempos de Platón, del imperio Romano entre otros, por ejemplo: la simbolización de los Sólidos de Platón que son los elementos Tierra, Agua, Aire, Fuego y Éter con sus relaciones con las propiedades metafísicas y que forman el Matrix 3D ( que es la Esfera, donde caben los 5 sólidos de Platon) y que representan las formas de la “Geometría Sagrada” que son 7 figuras geometricas e incluyen los 5 Sólidos de Platón, de los cuales está la figura del ICOSAEDRO y que representa al AGUA; es aquí donde me acuerdo del mercado húmedo de Wuhan y de la figura o forma de este enemigo pequeño e invisible al microscopio óptico normal y lo relaciono con ciertos grupos religiosos que comentan y opinan que lo que está pasando actualmente tiene algo premonitorio, Apocalíptico o bíblico y estaba escrito; no me detengo a analizar y solo lo comento en este escrito para no inventar teorías imaginativas cierta o no de otros. Lo que me interesa es que sigan mi juego imaginativo y no encadenarme con mi problema de síntesis narrativa. Pero también relaciono todo con el “LAVADO DE LAS MANOS”, donde el ICOSAEDRO, simboliza el AGUA , es como si desde la antigüedad nos estuvieran avisando la importancia de este elemento para muchas necesidades y actualmente como una de las prioritarias para impedir que este enemigo siga jugando, nos gane la partida y entre en nuestro cuerpo. Sectas Pitagôricas del siglo V y IV antes de Cristo atribuían a los sólidos platónicos propiedades metafísicas, numerológicas o simplemente religiosas.

El dado del Imperio Romano *3D* tenía 20 caras, era un icosaedro, que usaban en juegos de guerra y actualmente este virus está en una guerra contra la humanidad; su forma, sus caras y sus coronas de proteínas lo hacen de fácil penetración en células epiteliales respiratorias, olfatorias, digestivas o renales y el su penetración es fácil en cualquier portería de las membranas celulares o en sus receptores, pero además está acompañado de buenas defensas en su estructura o capsula resistente donde el contrario tiene que ser muy astuto para poder eliminarlo y evitar que penetre dentro de la célula y no replique su ARN dentro de ella, por eso los tratamientos están enfocados en alterar esa capsula que lo recubre o interponer más elementos o defensas para que no se una a su receptor, estos jugadores son los antivirales, interferôn, antimalâricos e incluso combinaciones de sustancias hasta poder conseguir una vacuna efectiva. Todo lo demás es poner obstáculos o teorías bayesianianas para combatirlo, desde la educación, controles preventivos en las ciudades, aislamiento, cuarentena, distanciamiento social e incluso familiar si llegase el caso de familiares positivos en el hogar, mascarillas, lavada de manos e infinidad de comportamientos sociales en cada país, sociedad o de la vida cotidiana.

Insisto que la forma geométrica y su vestimenta de este jugador influye mucho en su fortaleza de velocidad de unión, estabilidad, estructura mínima de energía libre, la unión de sus proteínas y sus unidades, ahorrando espacios para su genoma vírico y su replicación fácil si llega a entrar a las células y de ahí la velocidad en multiplicación en ciertas personas con factores predisponentes( diabéticos, hipertensos, asmáticos, fumadores, cardiópatas, anémicos crónicos ,inmunodeprimidos, con cáncer, EPOC, entre otros) y su desenlace final en forma sorpresiva. Por eso también la vestimenta y equipos de protección de sus contrincantes debe ser lo mejor posible, empezando por el equipo de salud y de las personas que lo tienen cerca y la patada a esta pelotita debe ser fuerte por todas sus caras, aristas y vértices y sacarlo del campo de este NO juego cuanto antes. Una de sus debilidades es si se acerca al agua y al jabón y eso que él representa a elemento AGUA en los Sólidos de Platón.

Por último y para refrescar la memoria a muchos que conozcan de juegos de guerra o batallas y asocien al icosaedro con ellos: Dungeons y Dragom, el enemigo en el video juego Kirby 64, Micade Mattes, otro en video juego Pokemon Platinium y Grisious Orb, otro video juego Curbead donde el proyectil lanzado por Pip y Dot tiene la forma de un icosaedro, el juguete Dojic un juguete parecido al cubo de Rubik, solo para nombrar algunos y su relación con las figuras geométricas y lo que he escrito en relación a este virus enemigo y su estructura molecular.

Este enemigo tiene muchos detalles como todo en la ciencia de la biología molecular, de ahí que sigo insistiendo, este no juego o batalla no termina todavía con este jugador ni con la enfermedad que produce, estamos aprendiendo de él muchas cosas y los científicos, químicos, médicos generales, especialistas, científicos, estudiantes de medicina, enfermeras, bioanalistas, virólogos, epidemiólogo, entre muchos otros y ciudadanía en general deben tomar sus precauciones con este y los otros enemigos o jugadores que vengan a batallar con nosotros, no va a hacer solo el personal de salud los que jueguen aquí, los gobernantes, los políticos y las autoridades todos unidos podremos vencer a enemigos pequeños o grandes. Por ahora no apartemos la mirada hacia otras invasiones por venir, en este tiempo y espacio muchas vidas están a tiempo de salvarse. Que este Coronavirus no siga metiendo sus narices o sus caras en nuestra portería y menos si hay mas batallas en puerta. El freno es con FURIA para estos bichos.

Rubén D. Lopera