¿Nos debe preocupar el Mal entre nosotros?

Rubén D. Lopera's picture

Leyendo los pensamientos de Santo Tomás en un pequeño libro que consiguiera en un reguero de libros a punto de ser regalados o botados al basurero y que eran provenientes de la biblioteca de un licenciado y familiar cercano en Filosofía y Letras, y pensando en el tesoro que se encuentra en la lectura de los libros, donde dos de mis hijos son lectores desde pequeños, me dije; nunca es tarde para seguir leyendo la literatura de un gran filósofo y teólogo de la Edad Media como fue Santo Tomas de Aquino y de ahí aprendí algo de sus ideas y su filosofa “Tomista”, las cuales deseo transmitir a vuelo de pájaro y hacer analogía o ironía con la realidad cotidiana en la que vivimos mucha gente en este país.

Antes de leer algo de los pensamientos de Tomás, siempre pensé que el mal y la maldad existe en los humanos pero no en los otros animales, pero el bien es predominante en la mayoría de los humanos, por eso la frase “los bueno somos más” es para darle credibilidad a esta frase. Una de las cosas que aprendí o interpreté de esas lecturas es que el bien es un propósito de muchos y su fin es obtener la felicidad del ser.

Las palabras como existencia, esencia, ser, Dios, felicidad, imágenes, moral, conocimiento, el amor, la razón ,el bien, el mal, lo corporal, lo místico, lo metafísico, lo físico, muerte, el alma entre otras; son frecuentes leerlas y analizarlas en esa lectura, que en ocasiones me confunden y son difíciles de entenderlas, pues la profundidad de los análisis que otros filósofos o teólogos, hacen de ellas en una meditación profunda de sus contenidos, incluso las comenta Aristóteles, Platón, Sócrates, Kant, Sartre entre otros.

Voy a referirme y ser algo irónico en esta oportunidad a la felicidad, el mal o la maldad que veo por estas calles o en este sistema y lo asocio a seres que existen y que su esencia debe ser la maldad para no escribir sobre la malignidad que veo en sus acciones, la cual creo que hay que combatir y evitar que se propague a más grupos de la sociedad y que la violencia es su fin, con las consecuencias que todos saben.

No creo mucho que los ateos de este sistema y menos los comunistas fanáticos y retrógrados les interesa la filosofía de Santo Tomás, pero valdría la pena que lo leyeran y analizaran sus pensamientos en forma objetiva y sin fanatismo. A pesar de que Tomás era muy amplio en sus pensamientos y su cristianismo, aceptaba muchas tendencias filosóficas y no era fanático en sus ideas, eso si, la fe , la esperanza y la caridad creo que siempre las practicó.

La felicidad la relaciono con imágenes, ministerios y expresiones de políticos o individuos que prometen felicidad a un pueblo; que lejos están de saber la profundidad de esa palabra y menos cuando hablan de amor con la mano empuñada, hablando de batalla y victoria con una revolución armada. Razón tenía Platón que afirmaba que todo presidente debería de saber mucha filosofía o ser filósofo primero y luego gobernante. ¡Ojo!, esto para mi es extensivo a todos los que quieren dirigir a un pueblo. Comprender que es la felicidad, el bien y el mal, la vida, el amor y el bienestar de una sociedad requiere de intelecto filosófico en profundidad y de un conocimiento general.

El mal y lo maligno lo presiento, lo veo en las acciones, los hechos, las palabras y los gestos de algunos dirigentes, líderes, grupitos de individuos del poder que engendran venganza, violencia inducida o pagada; su fin el mal y el daño, además quieren arrastrar a otros con fines peligrosos como sectas. Es solo una apreciación personal del pensamiento de un mortal preocupado. Coincido con algunos referentes leídos de que el que es malvado carece de algo y por eso hace o quiere el mal.

Transcribo algunas definiciones de filósofos:

Tomás de Aquino: "Puesto que todo ser, en cuanto tal, es bueno, y el mal, en la medida en que exista, pertenece al no-ser."

Francisco Suárez: " El mal no puede ser algo positivo que por su naturaleza y en sí mismo sea malo totalmente, el mal por el que una cosa se denomina mala no es una cosa o forma positiva ni tampoco es una mera negación, sino que es la privación de perfección debida a su ser."

Descartes: “ Según la filosofía, el mal no es nada real, sino solo una privación."

Malebranche: "El mal se puede tomar de tres maneras: como privación del bien, como dolor, o como la cosa que causa privación del bien o que produce dolor.

Leibniz: "El mal puede ser metafísico, físico y moral; el mal metafísico consiste en la simple imperfección, el mal físico en el padecimiento, y el mal moral en el pecado."

Sartre: "El mal es el otro nacido del miedo que el hombre honesto tiene ante su libertad, es una proyección y una catarsis el otro que el ser, el otro que el bien, el otro que sí mismo."

Tenga fe, esperanza y caridad, eso si, vamos a canalizar el miedo ante la maldad existente.

No se, si van bien, lo que si se, es que Venezuela está mal.
Rubén D. Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior