OLA de Operación Libertad ¡Andando!

Rubén D. Lopera's picture

Se viene una ola y una marea de acontecimientos y manifestaciones de un pueblo por diferentes motivos; unos para festejar otros para contradecir o reprimir, pero la mayoría para liberar su razón por la libertad, que puede ser interpretada como respuesta a un encierro dentro de su propio país, que se sienten presos o sujetos a la voluntad de otros, desean que quieren decidir, hacer algo y moverse con libertad y no sentirse esclavos de nadie y menos de ideologías o gobernantes retrógrados. Quieren manifestar sus propias opiniones y en todos los aspectos políticos o religiosos e incluso defenderlas y propagarlas, además para sostener e irradiar sus ideas, opiniones, expresiones y poder asociarse o ir con el que el quieran, en esto se incluyen por supuesto los medios de prensa y las comunicadores sociales, valuarte importantes en esta OLA por la libertad.

Muchos filósofos analizan la palabra libertad como máxima expresión de la razón y el pensamiento del hombre y es un fin para muchos, esto les da felicidad, el placer e incluso el amor por la vida. Personalmente creo que también calidad por vivir. De esto han escrito Santo Tomas, Aristóteles, Platón, Sócrates, Inmanuel Kant y de seguro muchos más, incluso idealizada por algunos próceres de la independencia de muchos países ya liberados. Pero siempre existirá los que se oponen a ella y de ahí la lucha constante contra la opresión y los opresores de los pueblos.

Los objetivos de una operación de este tipo deben ser siempre estudiados y no manipulados, en este caso es manifestar pacíficamente, claramente y contundentemente contra la inconformidad de una situación real, diagnosticada y verificada por muchas variables, sin apasionamientos ni fanatismos, con el propósito de hacer recapacitar a mucha gente de que es necesario un cambio de actitud en la conducción de un país, que con “guerra económica” o sin ella, se esta apagando en todos los sentidos de la sociedad, y no va hacer con el fuego que produce la violencia o de las armas que se va encender para progresar, eso téngalo muy presente a la hora de actuar, es mi opinión muy personal y es mi libertad de escribir la que me hará siempre libre. Aún en la impotencia y encierro que me siento.

No se, como será la marejada de ese día 1M o de cualquier otro día; no se, si las fuerzas de la Luna, el Sol, la Tierra o de los armados y autoridades del gobierno influirán ese día en la marea o en el movimiento de la OLA, lo que si se, es que la fuerza gravitará en la condiciones en que el pueblo se siga sintiendo oprimido, preso, sin servicios básicos esenciales, con hambre, enfermo, sin medicinas o sin libertad. La multitud, ¿si es que hay multitud? de masa de gente que ¡Andando! avance o que invada un lugar o sitio de un modo impetuoso o desordenado, podrá encontrase con obstáculos, trampas o violentos, es por eso que debe ser ordenada, vigilada, organizada y sin infiltrados de ambos lados, porque los malignos, maquiavélicos, fanáticos y tarifados siempre han existido. El mundo ya sabe la situación del país, es solo una confirmación más del deseo de ser libres o liberarnos de infiltrados, invasores y opresores. Que la marejada suba o baje será por las fuerzas de la resistencia; cuando, como y en donde es lo incierto del destino de cada uno.

La imponencia interna de muchos trabajadores de varios sectores de la sociedad debe ser canalizada con sabiduría y convencimiento, de que lo mejor es responder, reaccionar y actuar ante la injusticia, los bajos salarios, el descontrol de la economía y el acostumbramiento a lo anormal de las cosas de la vida cotidiana como la calidad de vida, el divertirse , el de adquirir bienes básicos para salud y libertad de seguir viviendo en condiciones adecuadas para sus hijos y familia, evitar la emigración de los eres queridos y que el país debe prosperar porque tiene los recursos naturales para hacerlo. No a la manipulación de la ideas o al engaño constante

La libertad no es fácil conseguir, si no, que se lo pregunten a los que están presos, solo algunos con poder de compra de conciencias logran salir de las cárceles u otros hacen salir a presos para que sigan haciendo daño. La corrupción e intereses sucios también rondan en las cárceles y justicia venezolana.

Esperemos que esta ola, marea, tsunami u operación por la libertad de un pueblo o como la quieran llamarla, no se convierta en una ola de represión, persecución, venganza por parte de las autoridades, milicias o colectivos del gobierno, porque si esto sucede, el tsunami con ola sin ella puede ser que entre por las costas o fronteras del país.

Por último, filosofando en mi pensamiento y no habiendo leído todavía a Kant en sus libros: La Crítica a la razón pura, Crítica a la razón práctica y Crítica al Juicio, estoy seguro que mi pensamiento expresaría por escrito, la idea de que los violentos de aquí o de allá, nunca tendrán la Razón. O.L ¡Andando! bien, pues!

Hay que saber surfear los obstáculos sobre la ola de la O.L, equilibrados sobre ella. Entendido
Rubén D. Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior