Sátira o ironía…¿Qué puede ser corrupción espiritual?

Rubén D. Lopera's picture

Me sorprendí, casi me río, y no me burle al escuchar la decisión de un tribunal al leer recientemente en los medios audiovisuales la condena a 5 años de prisión a una juez venezolana en el planeta que habito y ser condenada por corrupción espiritual. Mi ignorancia en derecho y en muchas leyes me llevo inmediatamente a consultar en esta materia y sobre todo en la esfera espiritual, tal vez porque últimamente además de satírico estoy leyendo algunos filósofos y teólogos y verificar en que consiste esta corrupción espiritual; no niego que mi toque irónico se mostrará en este artículo y será apuntalado a los integrantes de alguno de los poderes políticos y terrenales de este país. Siempre he dicho a mis conocidos o “amigos” que yo aterrice hace aproximadamente 10 años en este Sistema político y en este Socialismo o Comunismo al revés, aunque a veces me asombro de las cosas que sigo viendo u oyendo y es que tendré que llegar al subsuelo para sentir que me entierro, cosa que tarde o temprano tendrá que ser, a menos que me quemen.

Antes de seguir y empezar con mis ironías sobre la corrupción espiritual, imperiosamente tengo que transcribir lo que se dice del espíritu de las leyes De Mostesquieu, para que los lectores entiendan algo de este escrito burlesco y literario solamente, no con el sufrimiento o la situación de ese ser humano condenado injustamente.

“Para comenzar a analizar esta obra es necesario saber que son las leyes para Montesquieu, no son más que las relaciones naturales derivadas de la naturaleza de las cosas; y en este sentido, todos los seres tienen sus leyes: la divinidad tiene sus leyes, el mundo material tiene sus leyes, las inteligencias superiores al hombre tienen sus leyes, los animales tienen sus leyes, el hombre tiene sus leyes

Antes que todas las leyes están las naturales, así llamadas porque se derivan únicamente de las constitución de nuestro ser. Para conocerlas bien, ha de considerarse al hombre antes de existir las sociedades. Las leyes que en tal estado rigen para el hombre, ésas son las leyes de la naturaleza.

Las leyes que regulan las relaciones entre los pueblos: es lo que llamamos el derecho de gentes. Considerados como individuos de una sociedad que debe ser mantenida, tienen leyes, que establecen las relaciones entre los gobernantes y los ciudadanos: es lo que llamamos derecho civil. El derecho de gentes se funda naturalmente en el principio de que todas las naciones deben hacerse en la paz el mayor bien posible y en la guerra el menor mal posible, sin perjudicarse cada una en sus respectivos intereses.

El objetivo de la guerra es la victoria; el de la victoria la conquista; el de la conquista la conservación. De estos principios deben derivarse todas las leyes que forman el derecho de gente.

La obra el espíritu de las leyes de Montesquieu es una obra que trata de la relación con la naturaleza física de los países, cuyo clima puede ser glaciar, templado o tórrido; ser proporcionado a su situación, a su extensión, al genero de vida de sus habitantes, labradores, cazadores o pastores; amoldadas igualmente al grado de libertad posible en cada pueblo, su religión, a su inclinaciones, a su riqueza, al numero de habitantes, a su comercio y a la índole de sus costumbre. Por ultimo, ha de armonizarse unas con otras, con su origen, y con el objeto del legislador. Todas estas miras han de ser considerada.

Espíritu que consiste en las relaciones que puedan tener las leyes con diversas cosas, he de seguir, más bien que el orden natural de las leyes, el de sus relaciones y aquellas cosas”. Monografía.com. 2014

Examinar todas estas relaciones, que forman en conjunto lo que Montesquieu llamó espíritu de las leyes, pero no encontré nada de corrupción espiritual

Lo que si creo es que el mal y los Malignos se apoderaron de los espíritus de unos terrícolas jueces y fiscales, los reunió en un tribunal del inframundo y les ordeno juzgar al espíritu de la juez, en las leyes del derecho del más allá y sentenciarla a 5 años por una simple interpretación de esas leyes y de seguro que más de un ateo estaba en ese tribunal de la oscuridad. No faltará el que atribuya un milagro a un presidente y en un tribunal eclesiástico maligno lleven la proposición al Papa para ser canonizado. Por cierto el espíritu de la juez podrá estar libre, atravesando paredes y rejas a su antojo…lo que no se, cuales serán sus destinos, propósitos o fines.

Cuando me entierren vivo, quiero que sea vertical, pero que me coloquen tierra hasta el cuello y poder ver u oír lo que me falta en este Socialismo comunistoide mediocre, eso si, le pido a Dios que me resucite en este mismo planeta, el cual dicen que está el Paraíso o la tierra prometida y poder estar con mis seres queridos, si no, para que me enseñaron el Credo en mi religión impuesta por las costumbres y tradiciones o en el paradigma del cristianismo y catolicismo.

Nota: Si, existen varios artículos de la corrupción espiritual y antes de reírnos de nuestra ignorancia, debemos informarnos, eso si, se comenta mucho de esta corrupción en las esferas y críticas a las iglesias católicas, sin dejar a un lado a las evangélicas, cristiana y de seguro en muchas otras. “El que esté libre de espíritu corrupto, que tire la primera piedra espiritual”. Por favor, lectores, no me vayan a juzgar tan mal, acordarse de que las sátiras y las ironías del destino nos persiguen Que sus espíritus y su Dios les cuiden, y a la hora del juicio final, sea lo más justo con todos.
Rubén D. Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior