V.I.D.H (Venezuela Inmuno deprimida humanamente) versus “SiDPA”

Rubén D. Lopera's picture

Todavía el gobierno venezolano no tiene la enfermedad que padecen muchos pacientes en el país y en el mundo, como es el SIDA ( Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida) y que están necesitando medicamentos antivirales y otros con prioridad para retroceder o detener el avance de dicha patología, que es una enfermedad catalogada de carácter maligno y de difícil cura para muchos. Donde agentes oportunistas como: (bacterias, hongos, otros virus e incluso la desnutrición) se aprovechan de las deficiencias defensivas de las pacientes y les complican su existencia e incluso los llegan a complicar y matar.

El pueblo venezolano tiene un grado de inmuno depresión humana, donde una gran mayoría de la gente se siente angustiada, con incertidumbre y algunos deprimidos; esta crisis se desencadenó por ideologías retrógradas, expropiaciones, robo, corrupción en algunos ministerios, militares, enchufados, narcofamilias en el poder. Desde hace 20 años se a recrudecido y en los últimos 10 años aún más con las mafias del cemento, construcción, transporte, alimentos, minería y posiblemente del sistema bancario; actualmente mafias en CANTV, electricidad y en el agua donde hay que pagar extra para que solucione los problemas de la comunidad y en algunos determinados sectores. En fin, el diagnóstico de este cáncer en el país ya lo han hecho muchos articulistas de opinión, especialistas en diferentes áreas; y en el país la enfermedad ya ha hecho metástasis en barrios, urbanizaciones, pueblos y ciudades.

Si ya está hecho el diagnóstico de la enfermedad y sabemos todos los antecedentes, solo hace falta el tratamiento; si no se consigue por falta de medicamentos y otros implementos, necesitaremos la ayuda del exterior, pero primero el pueblo debe intentar curar a Venezuela o a su prójimo hambriento y moribundo; no crean que si ven gente en los centros comerciales, comiendo en sus ferias, bailando en discotecas o si van al cine, Venezuela está bien, el venezolano se apaga, pero la vida continúa y la gente tiene que divertirse y salir, no todos están tan deprimidos y acordase que las remesas de los familiares en el exterior sostiene parte de la economía del país, aunque siga la diáspora día tras día y tal vez le estamos jugando el juego de ajedrez al gobierno, el cual siempre está con las mismas piezas, pues no confía en muchos de sus colaboradores o de los que lo rodean y que siempre están armados como su escudo protector y todos lo saben.

El acompañar a los buenos, que son más, los de ideas favorables para la libertad, la unión entre todos y el razonamiento adecuado de lo que hay que hacer, sería el primer y principal tratamiento para curar a Venezuela; la lucha contra al violencia debe vencer al mal y a los malignos violentos, es cuestión de lógica y de principios morales y éticos de esta realidad, ya no hay tiempo para más dádivas, más diagnósticos o bonos salvadores, si esto no convence a los que enfermaron al país, solo quedará que siga la guerra económica, la electromagnética, la eléctrica, la del agua o la radiactiva, porque es peligroso que los invasores y los armados que ya están en sus sitios desarrollen o inicien la ofensiva, si esto llegara a suceder el Síndrome de la Inmuno Deficiencia del Poder Adquirido (SIDPA) recurrirá a la violencia y oscuros planteamientos y criptotrampas.

Los malvados y vengadores difícilmente acepten diálogo, reconciliación o reculación; los enfermos metástasicos ya no responden a los tratamiento convencionales, a menos que en esta Semana Santa cristiana se encienda una Luz de energía divina que ilumine el cerebro de los gobernantes y de los armados y no se dejen influir por los invasores extranjeros, sus ideas o su ceguera intelectual, y que dejen que prendan en el corazón de estos malvados una fe que no tienen, para proceder con razonamiento de lo mejor para la enferma Venezuela. Esto que escribo no es la fantasía o la ironía que los tengo acostumbrado a leer, es producto de lo visto y oído por mucho tiempo, en esto me uno a un educador que recientemente leí y que padece el acoso de los malos que gobiernan y que muchos padecen de la misma persecución política de algunos enfermos que están en el poder, incluso “Y que…” educadores o psiquiatras.

Si esta enfermedad epidémica no la solucionamos entre todos, los invasores y los que vienen en ayuda tampoco lo harán posible y de seguro moriremos entre muchos.

Indudablemente si no hay cura o tratamiento definitivo de esta enfermedad o cáncer descrito, la emigración se extenderá para muchos a Turquía ,Rusia, Cuba, China, Irán, Bolivia, EEUU y por supuesto a toda Sur América. Ya muchos tienen preparadas las maletas y otros ya nos ven desde el exterior.

Dios que eres infinito, que según algunos filósofos das movimiento a todo, que estas en un solo sitio, muévenos pronto de esta parálisis para que nuestro cerebro y razón decidamos lo que debemos hacer para a curarnos y ayudar al país en su enfermedad. Y gracias por permitir filosofar en la fantasía de mi libertad
Mis respeto a lo pacientes deprimidos y a los sero +
Rubén D Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior