¡Voten!

Rubén D. Lopera's picture

Al leer el título de este artículo muchos de los lectores ya sean electores o no, estarán en desacuerdo con el enunciado y menos con un consejo de alguien que no conocen y de seguro que los entiendo, pero también estoy convencido que un grupo de lectores electores si irán al proceso de elecciones presidenciales, convocado por en CNE para el 20 de Mayo u otro día, en caso que se posponga la fecha del proceso electoral en Venezuela ; me lean o no, acepten o no consejos de extraños escribientes, las decisiones conscientes de las personas para ejercer su derecho al voto tienen en su mente esta decisión y reflexión de su deber con la sociedad y con Venezuela del porque o no de asistir ese día al deber del voto. Ya hay radicales que definitivamente no votarán, otros no radicales no aceptarán lavados de cerebro y otros tendrán sus puntos de vista muy claros y se les respeta su derecho y sus decisiones. Pero hay otros electores que no están claros, se guían por los demás o por una conveniencia particular. Los partidarios, fanáticos, enchufados, chulos, aprovechadores, carnetizados, vivos o ingenuos del gobierno, si irán a votar una gran parte; lo que no se ¿es por quién van a votar?, me imagino que será por el candidato del gobierno, tampoco se ¿cuántos milloncitos logrará el gobierno?.Dudo realmente de los 10M, pero la “Criptotramoya electoral” ronda la esfera nacional, electoral y mundial, o el milagro de los misterios de la ciencia electoral estará por verse.

La primera palabra del título de este artículo es conSejo con ”S” es la intención, propósito y de buena fe de mi escrito, porque soy de los que creo que es mejor “prevenir que lamentar” pues lo que está en juego es seguir o no con un continuismo de un sistema político o ideología que no hemos visto que mejora la crisis e incertidumbre en Venezuela y una de las maneras pacíficas en democracia o tiranías es cambiar una situación con el voto en masa de un pueblo; no voy a escribir nada de si va a ver fraude o no, o si la trampa ya está montada. Y aprovecho para un cuentito, anécdota o analogía propia de la vida real de las trampas y sus posibles evasiones.

En una casa por su patio trasero entraban roedores (ratoncitos grandes y chiquitos) porque sabían que había comida, sus hábitos nocturnos predominaban y seguían un camino preciso porque marcan su territorio, el dueño del hogar utilizaba infinidad de modos de atraparlos(trampas de metal con queso o pan, alimentos envenenados, gomas adherentes) y solo lograba de vez en cuando atrapar a alguno, pero también veía el sufrimiento de los ratoncitos ante su agonía de muerte por las lesiones en caso de las trampas de metal o la goma adherente y tener que rematarlos de otra forma, sentía tristeza al tener que rematarlos solo porque buscaban comida en su hogar (actualmente hay poca comida por le escasez). Aprendió mucho de lo ratoncitos de lo “inteligentes y audaces” que son, del equilibrio que tienen, del cómo se limpian su cuerpo, de la semejanza de los humanos en las mismas líneas que tienen en sus manos y planta de sus patitas, para no mencionar la mirada penetrante con sus ojitos rojos al estar amenazados. Para recortar el cuentito, les puedo decir que pueden evadir trampas que se repiten, sienten dolor y lloran. Un niño vecino le dijo un día a ese otro vecino que si quería un gatito que había entrado por su ventana y no podía tenerlo porque ya tenían uno en la casa. El vecino le preguntó a los otros integrantes de la casa si podían aceptar al gatito y dijeron que si. A medida que pasaron los días los ratoncitos no volvieron hasta el Sol de hoy; el gatito solo los trae de afuera de vez en cuando, lamentablemente juega con ellos, los mueve y luego aparecen sin vida y no se los come. Las trampas se pueden evitar o evadir. Colorín colorado este cuentito “por ahora” se a acabado. “Gato caza ratón y el candidato Falcón con más opción, a la caza va, en esa elección o en las otras. Si se junta Don gato y su pandilla, la cacería será más efectiva, eficaz y segura; eso si, cuidado con los perros de la guerra y los gatos con botas armados. Todos los candidatos opositores que se tiraron al ruedo electoral deberían unirse y luego compartir sus fortalezas y oportunidades para hacer el cambio y un mejor gobierno.

Los abstencionistas, según muchos, no van porque los espera una “Criptotrampa”, pero de todas maneras caerán en su propia tramoya y los que van a votar tratarán de enfrentarla o evitarla por lo menos. Muchos nos veremos ese día. Los que se queden en “pantuflas” o empantanados en su casa y vean todo por la TV o los que oigan por la radio la difusión del ese espectáculo no podrán contar a su familiares, amigos o conocidos todo lo vivido directamente en las urnas. Solo los testigos de mesa, los que manejan las redes, los que detecten y tengan las actas con los escrutinios sabrán la verdad de los hechos. Espero que ni los rusos, chinos, iraníes, cubanos o americanos estén “encriptados” en el sistema y menos si tienen algún carné.

Mi humilde y sincero conSejo ; ¡A VOTAR! con “bonos o sin ellos” y luego a llorar, festejar, reír o reclamar pacíficamente, sin arrepentirse porque a lo “Hecho Pecho”, Venezuela amerita y necesita reconciliarse urgentemente, no se debe seguir dividiendo al país y a las familias, los Malignos gobernantes ó líderes políticos hipócritas no tienen cabida en esta sociedad pacífica, si esto no se acomoda rápidamente todos sus habitantes sufrirán las consecuencias y habrá sangre, sudor y más lágrimas. Los demás gobiernos del mundo, harán muy poco y llegarán muy tarde. Dejen al pueblo bueno, que decida su libertad y recuerden que si hay trampa la “trampocería sale” tarde o temprano, así decía cuando jugaba algo.
Rubén D Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior