Caminando En 360... CurioCaracas: Callejón de la Puñalada

Sofía Torres's picture

Para quienes escuchan su nombre y no ha ido resulta peligroso, temido y poco confiable. Pues, el nombre lo indica todo, hace referencia a un crimen. El Pasaje Asunción, como realmente se llama, fue rebautizado como Callejón de la Puñalada, no se sabe cuándo y porqué, es un misterio. La advertencia es no preguntar el motivo por el cual se rebautizó.

Quienes hacen vida en él, que son artesanos de toda Venezuela y varios países, aseguran que la mala fama que tiene el sitio, por el nombre que tiene claro está, es más mito que realidad. Los artesanos se dedican a vender desde collares hasta carteras de cuero. Si tienes suerte que cuando compres alguna pulsera o pipa no haya punto de venta, puedes pagar con panes de queso. Pues, por lo menos, así lo prefirió el artesano que sabe cómo es la movida en el callejón.

Algunos que recurren el sitio cuando el callejón cobra vida, que es en las noches, especulan que el callejón debe su nombre al siguiente hecho: "Aquí lo poco que dicen sobre el nombre del callejón es que hace años venían muchos hombres, en su mayoría casados, y gastaban el sueldo tomando, en las tascas y hoteles, tú sabes pues. Entonces se venían las esposas, que eran amas de casa, y armaban unas trifulcas que terminaban en cuchilladas.

Eso es lo que se dice, yo no te puedo asegurar eso. No hay víctimas ni testigos. Eso fue un mito que empezó a correrse para aplacar a los curiosos. Y si le preguntas a los hippies no te dirán nada, así que es mejor no preguntar y gozar el ambiente". Alberto Requena, Bar "Los Peruanos".

Recorrerlo en la noche te permitirá acompañar una comida chatarra con una Polar negra, bailar salsa, escuchar un buen reggae o rock. Durante el día puedes arreglar unos zapatos, hacerte los "yoyitos", jurar amor eterno sobre un grano de arroz o un pedazo de madera. Y si te llega a gustar la movida en el callejón, te agarrará Sal Si Puedes, el local más frecuentado de la callejuela. A cualquiera le daría terror ese nombre, pero luego de entrar te fijas en que es un bar moderno y "caro".

Detrás de ese nombre temido hay una contradicción muy propia de Caracas. En esta ciudad todo es posible, variado y contradictorio.

Dirección: Pasaje Asunción, entre bulevar de Sabana Grande y Plaza Venezuela. Metro: Sabana Grande y Plaza Venezuela.

Sofía Torres