Caminando En 360... Rostros de Nuestra Ciudad: José Bastilleiro

Sofía Torres's picture

Dos hula, entusiasmo y amor por la vida es suficiente para el señor del Hula Hula de La Candelaria, como es conocido por muchos. El señor José Bastilleiro, un abuelito de 84 años, oriundo de España, se ha dedicado por más de una década a divertir y calmar el tráfico en la avenida Urdaneta con el “don que Dios le dio”.

Y aunque los años no pasan “por debajo de la mesa” el señor Bastilleiro asegura que los problemas de vejez no son impedimento para estar girando los hula por más de tres horas. “Esto es algo que disfruto, me gusta y me distrae mucho, la casa lo que hace es ponerme triste y más viejo”. No le gusta ir al médico porque “los médicos enferman más”. Aunque no deja de tomar sus medicinas, para mitigar un poco el dolor que le da por las noches en las piernas.

Recibe con amor, cariño y dulzura el dinero que le da la gente que pasa por allí, aunque dice que a veces le dan pan o alguna comida. “Lo recibo con mucho cariño, es bueno saber que disfrutan verme”. El simpático abuelo dice con mucho orgullo la cantidad de medios de comunicación que lo toman en cuenta “Yo he salido en muchos periódicos y siempre me toman muchas fotos. Muchos me dicen que es peligroso estar aquí, pero me gusta mucho este lugar y la gente”.

Cuando llueve él no va, y muchas personas que pasan constantemente por el sitio lo extrañan cuando no está. Contagia de energía a quien pasa por el lugar. “A mí no me gusta estar encerrado en la casa” reafirma. El señor José enviudó hace unos años, tiene una hija y tres nietos, los cuales no aprueban lo que hace. “Pues, ellos dicen que no tengo necesidad de hacerlo, pero la casa se me hace muy grande, al menos aquí me distraigo”.

Para divertirse no hay edad, y lo demuestra día a día el señor José. Ícono en nuestra ciudad. Así que, si pasas por la avenida Urdaneta después de las dos de la tarde, que no se te haga extraño ver a un anciano haciendo muchos trucos con sus hula.

Sofía Torres