Violentos disturbios en la primera jornada de una huelga de 72 horas en Bolivia

Miles de manifestantes, sobre todo universitarios y médicos vestidos con batas blancas, intentaron entrar a la plaza y algunos lanzaron cartuchos de dinamita contra barricadas de agentes antidisturbios, que respondieron con gases lacrimógenos.

Según medios locales, hay universitarios heridos y desmayados por las cargas de gas, mientras que el viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, informó de al menos dos policías lesionados por esquirlas de las explosiones de dinamita.

Los choques violentos ocurrieron poco después de que el secretario de Estado español de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, abandonara la Plaza Murillo tras entrevistarse con el ministro boliviano de Exteriores, David Choquehuanca, en la sede de la Cancillería, que también queda allí.

Gracia, quien llegó esta madrugada a La Paz para revisar la cooperación y las inversiones españolas en Bolivia, tiene programado en su agenda volver esta tarde a la Plaza Murillo para entrevistarse con Morales, pero los alrededores aún están bloqueados por manifestantes e incidentes.

La visita de Gracia estaba prevista desde antes de que Morales expropiara el pasado 1 de mayo, por sorpresa, la filial boliviana de Red Eléctrica de Estaña, REE, alegando una supuesta falta de inversiones que esa firma niega.

El portal web de la cadena de radio Erbol mostró la imagen de un fotógrafo que resultó herido en la pierna por la explosión de una granada de gas lacrimógeno lanzada por policías cerca de la Plaza Murillo.

En otras regiones de Bolivia, como la ciudad andina y sureña de Potosí, estudiantes de medicina detonaron cargas de dinamita en la puerta principal de la gobernación, controlada por el oficialismo, y destrozaron ventanales y balcones del edificio.

En la ciudad oriental de Santa Cruz un grupo de médicos bloqueó el ingreso al aeropuerto internacional de Viru Viru, el principal del país, y cerró las carreteras que conducen hacia Argentina.

Las movilizaciones callejeras y los bloqueos aglutinaron hoy a muy diversos sectores, entre ellos los mineros, que lanzaron en varias ciudades cargas de dinamita medianas, en Bolivia llamadas "cachorros".

Aparte de la oleada de incidentes violentos y bloqueos, la huelga general convocada por la central Obrera Boliviana (COB), la mayor organización sindical del país, tuvo escaso seguimiento en los centros de trabajo.

Fue acatada por los médicos y los trabajadores de la salud pública, que llevan siete semanas de paros y protestas contra un decreto de Morales que aumenta de 6 a 8 horas su jornada laboral, y por las universidades, pero no afecto a la mayoría de los sectores productivos.

El magisterio, muy combativo en las últimas semanas, envió representantes a las manifestaciones y bloqueos pero mantuvo las clases.

El viceministro Pérez denunció "actos delincuenciales que están mostrando que este tipo de movilizaciones se están manejando con intereses políticos".

"Hay la intención de manejar políticamente estas movilizaciones a efecto de generar convulsión y dañar a los policías. No podemos permitirlo", agregó.EFE

Categoria: