El Papa canonizó a tres nuevos santos, entre ellos monja española Bonifacia