¿Están malditos? La verdadera historia de los cuadros de los "Niños llorones"