Los familiares de los secuestrados inician una vigilia en la capital colombiana