Moody's anuncia que prolonga revisión de calificación de la nota de Italia

"Teniendo en cuenta el contexto económico y financiero cada vez más difícil y de la rápida evolución de los acontecimientos políticos en la eurozona, Moody's continúa evaluando laS notas de los bonos italianos", dijo.

La agencia no da ninguna indicación sobre la probabilidad de una rebaja de la nota, actualmente la tercera en calidad, y se contenta con recordar las razones que la llevaron a considerar esta posibilidad.

La agencia habla de "los desafíos para el crecimiento económico debido a debilidades macroeconómicas estructurales y un posible aumento en las tasas de interés con el tiempo" y "los riesgos para la puesta en práctica planes de consolidación fiscal necesaria para reducir el monto de la deuda de Italia y para mantenerla en niveles sostenibles".

Moody's también cita "los riesgos que implican las cambiantes condiciones de financiamiento para los países europeos con altos niveles de deuda".

La notación de Italia --que es de "AA-" para Fitch y de "A+" para Standard and Poor's, las otras dos principales agencias de calificación-- nunca fue rebajada desde el comienzo de la crisis de la deuda, a diferencia de los de otros países frágiles en la eurozona.

Standard and Poor's también había anunciado, por su lado, el 20 de mayo, su intención de rebajar su calificación.

La decisión de Moody's de darse más tiempo se produce cuando el Parlamento italiano viene de aprobar, el miércoles, un plan de austeridad draconiano de 54.200 millones de euros que debe ayudar al país a lograr un presupuesto equilibrado en 2013 y reducir su enorme deuda (120% del PIB).

Este nuevo plan de emergencia, muy impopular, fue anunciado a principios de agosto a cambio del apoyo del Banco Central Europeo (BCE) en el mercado de bonos, al haber sido considerado insuficiente por el mercado un primer plan aprobado en julio.

Este nuevo ajuste tampoco ha permitido que Italia tranquilice a los inversionistas. A pesar de la perspectiva de la aprobación de este plan de austeridad, las tasas pagadas por Roma para financiar su deuda se siguieron disparando en las emisiones de bonos el lunes y martes.

Los inversionistas dudan de la determinación del gobierno para aplicar las medidas anunciadas --luego que la preparación del plan evidenciara incesantes tergiversaciones en un intento de contentar a una mayoría débil y dividida-- y temen que las perspectivas de crecimiento del país sean débiles. AFP

Categoria: