Reducen suministro de combustible a Canaima

La comunidad de Canaima, ubicada en el sector occidental de Parque Nacional del mismo nombre, nuevamente se enfrenta a la escasez de combustible, indispensable para trabajar el turismo del que viven.

Ramón Simon, capitán del poblado indígena, informó que el Ejército limitó el traslado de la gasolina a un vuelo semanal por operadora. Esto implica que cada empresa sólo podrá cargar 1.600 litros de carburante a la semana, considerado insuficiente para atender las operaciones de los campamentos.

Canaima se surte de la estación de combustible en La Paragua, municipio Angostura, ubicada a 30 minutos de vuelo aproximadamente. Desde el año pasado han tenido limitaciones, en parte por las restricciones impuestas a la minería ilegal en las zonas aledañas, lo cual los ha afectado de manera colateral.

“Nosotros trabajamos turismo, no tenemos que ver con la minería. Cómo vamos a dedicarnos al turismo si no hay combustible para mover a los turistas. Cómo le digo yo a alguien que ya pagó que esta semana no puedo atenderlo porque no tengo combustible. No puedo, y eso no lo entienden”, explicó el capitán.

Errores ajenos

Juan Jiménez, propietario del campamento Parakaupa en Canaima, comentó que “por uno pagan todos”. Reconoció que algunos habitantes del poblado sí están desviando el combustible que les asignan para otras cosas que no es el turismo, y por eso el Ejército aumentó las restricciones, sin tomar en cuenta a las operadoras de tradición que sí usan la gasolina para mover a los viajeros.

“Trabajamos con sacrificio, pero siempre hay presión y esta no se acaba. Sabemos que hay personas que abusan, el problema es que pagamos todos. Esto parece una frontera, creo que debe haber una selección y que no todos tengamos las consecuencias. No debemos pagar los que sí cumplimos por los errores de los demás. Aquí hay turismo, no minas”.

Además de la gasolina la escasez es general en los alimentos. No hay pollo, azúcar y una serie de rubros que incluyen hasta el gas para cocinar. Las limitaciones son cada vez mayores, apunta Ramón Simon.

“Si no tienes factura de algo no te lo dejan montar en el avión. Si yo compro pescado en el muelle de La Paragua los pescadores no tienen factura, entonces no puedo llevarlo. Si compro verdura, no me dan factura y no puedo llevarla. No entiendo por qué no se entiende que somos un lugar de turismo. De eso vivimos”, reitera el capitán indígena.

De mal en peor

Por su parte, los pobladores además de padecer los problemas, también están preocupados por la mala imagen que puede crearse a raíz de las limitaciones. Especialmente porque vienen dos temporadas fuertes, Carnaval y Semana Santa, donde suele haber importante movimiento.

De igual manera están disgustados con las nuevas autoridades del Ejército asignadas al lugar, quienes los primeros días aplicaron medidas “extremas”, como por ejemplo la revisión exhaustiva de los bolsos a los turistas y el recibimiento de los vuelos con armas largas, lo que dio la impresión de que Canaima estaba militarizada.

La situación ya fue normalizada, pues la comunidad habló con los funcionarios conminándolos a declinar esa actitud por el bien de todos y evitar malas impresiones en los visitantes nacionales y extranjeros.

En vista de la criticidad del escenario local, para hoy fue convocada una reunión entre la comunidad indígena y los once operadores turísticos. La cita espera llegar a un consenso y definir las acciones a tomar frente al problema, así como establecer posibles salidas al conflicto.

Fuente: http://www.correodelcaroni.com/index.php?option=com_content&view=article...

YU

Tags: 
Categoria: