La extirpación del útero y de ambos ovarios eleva el riesgo de apoplejía y cardiopatía coronaria