Para formar parte de la información

Carlos Blanco

El chavismo bueno

Carlos Blanco's picture

Guaidó, su partido y la gente más cercana, de cuando en cuando dibujan el futuro que procuran con la idea del gobierno de emergencia, compartido con el chavismo. Cuando se encienden las alarmas ante semejante propuesta se proveen algunas respuestas que vale la pena considerar. La más frecuente arranca con una pregunta: “¿entonces hay que matar a todos los chavistas? ¿No te das cuenta de que el chavismo es una realidad?”.

La consulta no es mala sino inútil

Carlos Blanco's picture

Tienen todo el derecho Guaidó, su G4 y su entorno en hacer esta “consulta popular”. Así como los que deseen participar en ella también. Se puede tomar como una forma de expresarse, así como lo es pronunciarse en las redes sociales, otros medios de comunicación y cualquier forma de manifestación de protesta en contra del régimen. Dicho esto, obsérvese tanto el contexto como el instrumento buscado.

Entre el Vacío, la Nada y Tarek William Saab

Carlos Blanco's picture

Tarek William Saab fue durante años un activista en materia de derechos humanos. Con el régimen de Chávez pasó a ser parte del procerato rojo y, tal parece, ha vivido una tensión entre ese pasado y su compromiso con el régimen. Durante muchos años esa tensión la ha ganado lo que tal vez estimaba era una revolución con la cual se había ilusionado desde sus años mozos, cuando tenía menos kilos y la aspiración de poeta.

Trump, Biden y Venezuela

Carlos Blanco's picture

Entre venezolanos es muy áspera la controversia por lo que hasta la fecha es la derrota de Trump y el triunfo de Biden (debates legales, mediante). Hay elementos ideológicos, políticos, comunicacionales y afectivos. Tengo amigos que estiman que ya toda esperanza se perdió en la lucha por la libertad y que ahora vendrá un baile pegadito entre el nuevo gobierno de Estados Unidos y la Cuba de Raúl Castro, si es que éste todavía está por allí para enero.

¿Qué esperar?

Carlos Blanco's picture

Hoy habrá una conversación casi única en buena parte del planeta: quién ganó o quién ganará la Presidencia de Estados Unidos. De tal manera que las posibilidades de que este artículo se lea son bajas porque el radar nos orientará hacia otro tema: a ver resultados de esas elecciones y a ponderar el impacto que tendrá en nuestras vidas y nuestro país.

El cese del cese de la usurpación

Carlos Blanco's picture

Es obvio que el tema del “cese de la usurpación” se volvió una papa caliente en las manos de Guaidó y de su interinato. Ha sido sustituido por el tema de las elecciones libres y justas. Cuando se les reclama, dicen que esas elecciones suponen algo parecido al “cese de la usurpación” porque cuando se pregunta cómo puede haber elecciones con Maduro allí, responden que con Maduro no, sino con un gobierno de emergencia nacional en el cual los personeros del régimen podrían estar o algo así.

Comentarios al azar

Carlos Blanco's picture

Impresiones sobre Bolivia: no creo que lo que ocurrió, con el triunfo de Luis Arce, sea producto de la falta de unidad oportuna de la oposición; en realidad, la oposición no estuvo unida porque hubo visiones diversas y, en algunos casos, incompatibles entre los opositores; el proceso unitario no avanzó al ritmo requerido por las elecciones. Además, el insólito error de Janine Añez de postularse por unos meses como candidata presidencial cuando su misión era la transición; lo que involucró al gobierno en la campaña electoral.

Totalitarismo democrático

Carlos Blanco's picture

1. El pensamiento chavista ha penetrado profundamente la sociedad venezolana. Se podría ir más lejos. Un sector de la intelectualidad venezolana, desde antes de que Chávez asaltara la escena política, ha tenido rasgos de intolerancia muy marcados, heredados tal vez de la cultura comunista cultivada en Venezuela durante el siglo XX. No toda la izquierda ha sido así; no hay que olvidar que una parte importante de ella vino de Acción Democrática, que tenía otra ideología y, por cierto, otra patología porque aun cuando obedecía a Marx no obedecía a Moscú.

Guerra o negociación

Carlos Blanco's picture

La furtiva maniobra de los negociadores con Noruega, Barbados y ahora con la delegación de la Unión Europea, ha sido la de dejar colar ante la opinión pública nacional que el dilema es guerra/enfrentamiento/caos, o negociación.En términos lógicos es la falacia del falso dilema o bifurcación: ya que nadie puede querer la guerra, entonces hay que caer inexorablemente en la negociación; pero, ¿cuál negociación? Desde luego, la mía.

¿Por qué torturan y asesinan?

Carlos Blanco's picture

Siempre me intrigará el momento y las causas por las cuales un ser humano se transforma en un criminal; más aún, en un criminal de Estado. Cómo una persona que puede haber sido un intelectual, académico, maestro, militar profesional, policía de investigación, técnico o dirigente político más o menos normal, se convierte en un asesino, torturador o cómplice de estos crímenes.

La guerra que perdimos

Carlos Blanco's picture

En varios dirigentes de distintos ámbitos y en ciudadanos de a pie hay la percepción de que la tarea de remover el régimen es imposible, que esta guerra se perdió. La idea de que Venezuela ya es Cuba enmarca esa percepción. No se trataría de una batalla fracasada sino del fin de la guerra con una derrota monumental, inmerecida, costosísima y final.

Espejos curvos y punto de fuga

Carlos Blanco's picture

Supongamos que todos los integrantes de la oposición quieren poner fin al régimen de Maduro. Puede argumentarse que en varios casos no es ésta la actitud; pero, imaginemos por un momento que es así y que ha sido así. La conclusión hoy sería que nada de lo intentado ha funcionado y, como prueba, sigue el grandulón bigotudo sentado en la silla del poder.

Llegó carta de María

Carlos Blanco's picture

1- La entrevista entre Guaidó y María Corina ha tenido efectos sísmicos en un escenario político a ratos petrificado en medio de la catástrofe en marcha. Hubo una reunión en la que, debido a las posiciones públicas de Guaidó la probabilidad de acuerdo era baja aunque no descartable. De allí la carta, que no habría sido entregada de llegar a entendimientos. Como había anunciado María Corina con antelación cuando informó de la reunión, hizo públicos sus resultados.

Desconexión

Carlos Blanco's picture

Uno de los signos de la Venezuela de hoy es la desconexión radical que existe entre los dirigentes políticos y gremiales con la mayor parte de la población. Es una ruptura que se sobrepone y arropa a la que hay en contra del régimen. Es claro que la mayoría abrumadora atribuye su situación de penurias a la corporación criminal en el poder; con ésta y sus capos hay una desconexión total, masiva y furiosa.

El fin del régimen

Carlos Blanco's picture

La tarea encomendada a Guaidó y asumida por él en mejores horas que las actuales, fue la de liderar “el cese de la usurpación”, como la denominó. Ese objetivo fue abandonado y ya no forma parte de la retórica interina. Fue sustituido por algo que podría ser equivalente, pero no lo es. Fue sustituido por la necesidad de elecciones libres y limpias.

El extraño caso del partido del pueblo

Carlos Blanco's picture

El segundo a bordo de Acción Democrática, tenido hasta hace poco como fiel lugarteniente del secretario general, Henry Ramos Allup, se cogió la personalidad (jurídica) del partido por obra y gracia de los enanos del Tribunal del régimen. Nadie puede dudar que esta operación está urdida en connivencia con Maduro con tres propósitos: a. Tener un partido histórico como oposición leal; b. Aceptar un Consejo Nacional Electoral que tuviese dos miembros de esa oposición mansa, dos del régimen y un quinto del régimen también; c.

Abstención 2020

Carlos Blanco's picture

Cualquier análisis sobre Venezuela tiene que tener el paraguas del covid-19. El origen es un virus; pero su expansión en los niveles actuales y previsibles es obra (in)humana de Maduro y el séquito perverso. Su arrogancia, su desprecio por la vida ajena, su vocación enfermiza por la propaganda para mostrarse como invencibles, su confianza en los brebajes cubanos y su cuidada depravación, han dibujado un panorama nada promisor para el país.

Enredo nacional

Carlos Blanco's picture

Llegaron los noruegos a ver cómo estaba la cosa. Viajaron para saber lo que se muestra en las noticias todos los días, incluso en Noruega. Dijeron que viajaban para actualizarse y su actualización no incluyó visitas a los presos políticos o a los hospitales; tampoco a los mercados ni a la frontera. Su actualización se limitó a ver un tirano talla grande y a unos opositores que nadie ha dicho quiénes fueron. Poco a poco se sabrá.

Venezuela: escenario de una guerra internacional

Carlos Blanco's picture

Somos un país tomado por fuerzas extranjeras a las cuales se les ha hecho entrega de lo que un ejército de ocupación ansía más: territorio seguro. Incluso, la nacionalidad venezolana formal de muchos de los integrantes del régimen no oculta su función como agentes de la ocupación foránea.

Lo menos malo y el montón de arena

Carlos Blanco's picture

La paradoja de los sorites o del montón se suele ilustrar con los granos de arena: si usted tiene unos granos y les añade otro y otro y otro más, ¿cuándo se transforma en un montón de arena? O, si por el contrario, a un montón le quita granito a granito, ¿cuándo deja de ser un montón? Tal paradoja, trampa lógica, nos habla de la vaguedad y los límites de las cosas a las cuales nos referimos. ¿Cuál es el momento en que se pierde la gracia? ¿cuándo una suma de pecadillos nos transforma en pecadores?

Los motivos de Padrino López

Carlos Blanco's picture

Lo que dijo hay que recordarlo: “Mientras exista una Fuerza Armada como la que hoy tenemos, antiimperialista, revolucionaria, bolivariana, nunca podrán ejercer el poder político en Venezuela. Yo creo que es bueno que lo entiendan. Esta facción de maleantes, politiqueros, que se han atrevido a poner en un comunicado allí, un adefesio de comunicado, a exigirnos a nosotros mayor compromiso…”

La tortura como esencia del régimen

Carlos Blanco's picture

1. Desde hace muchos años me pregunto cómo seres “normales”, a muchos de los cuales conocí en tiempos idos, pueden hacerse de la vista gorda por la tortura que en su nombre se inflige a civiles y a militares en las prisiones del chavismo. Me pregunto cómo personas que parecían conscientes y que, incluso, habían dedicado parte de sus desvelos a la defensa de los derechos humanos, ahora se hubiesen convertido no en indiferentes sino en corresponsables de los crímenes que se cometen en los centros de detención del régimen.

Trump donde dijo digo, dijo Diego

Carlos Blanco's picture

“El estilo de Trump” –como se le denomina con excesiva indulgencia– ha estado embutido en la política venezolana desde el día cero de su mandato y más aún desde que Guaidó se juramentó como presidente interino. El apoyo del gobierno de Estados Unidos ha sido el más importante, al lado de los de Colombia y Brasil.

Pages