Para formar parte de la información

Carlos Blanco

No hay vuelta atrás y 187.11

Carlos Blanco's picture

El régimen de Maduro está herido de muerte, pero no ha muerto. Puede vivir y patalear un tiempo impreciso. No se curará, pero nadie sabe cuándo ocurrirá su deceso. Siguen algunas precisiones.

1- La estrategia prevaleciente en Guaidó, sus asesores y varios países amigos es la de la asfixia. Las sanciones económicas; el apoyo de Estados Unidos; la toma de posesión de las propiedades del Estado venezolano para colocarlas bajo la nueva administración; son muestras de esa estrategia. Presumo que se piensa que, en algún momento,Maduro pedirá cacao.

Llegó la sombra

Carlos Blanco's picture

Gracias a ese joven sabio y omnisciente que es Mickey Google, leo que el 28 de octubre de 1873 “Venezuela conoce la luz eléctrica” y que “el 14 de enero de 1886 se suscribe el primer contrato de suministro de luz eléctrica en América del Sur, entre el Consejo [sic] Municipal de Puerto Cabello y el señor Francisco de Paula Quintero”. Saco la cuenta. Encuentro que Venezuela ha apagado la luz para ese regreso súbito hacia las penumbras de hace 146 años, entonces un país seguramente conmovido por el largo tránsito hacia la república pero más amable con sus velas y su lumbre.

¿Cómo se persuade a los militares?

Carlos Blanco's picture

Sin los militares el retorno a la democracia es cuesta arriba. Hasta los que volteaban los ojos cuando se hablaba de la necesidad de recurrir a su apoyo, ahora, medrosos, admiten que sin ellos no hay paraíso, ni siquiera purgatorio.

La participación militar a la que se aspira no es la de un ejército desplegado para una cruenta batalla; sino más bien ese punto de sazón que hace falta para que toda la estructura del régimen de Maduro se venga abajo. Es ese empujón final que no requiere tanta fuerza como sentido estratégico y que aplicado en la parte más débil derriba el entramado.

Por ahora los objetivos no fueron logrados…

Carlos Blanco's picture

Un capital político fundamental que tienen las fuerzas democráticas es la figura de Juan Guaidó. Colocado en una encrucijada de la historia, cuando tantas voces vacilaban en su juramentación, echó hacia adelante y se consagró súbitamente como el eje de una nueva ofensiva contra el régimen de Maduro; tanto, que decenas de países lo reconocen como Jefe de Estado. Su popularidad ha volado hasta niveles inimaginables.

De tanto invocar al imperio, se apareció

Carlos Blanco's picture

La tiranía que asuela a Venezuela pasó de ser un problema doméstico a uno mundial. No ha sido fácil. Parecen lejanos los tiempos en que algunos pocos dirigentes iban por el mundo tratando de informar sobre el peligro que representaba Chávez y luego Maduro. Los recibían con cordialidad, pero seguía siendo un problema de los venezolanos. Al comienzo el peregrinaje de María Corina reunida con Bush y en la OEA. Por ese mundo han caminado Antonio Ledezma, Diego Arria, Asdrúbal Aguiar, Tamara Sujú, Carlos Vecchio, Julio Borges, y varios más, con diferente suerte.

Pedregoso camino hacia la libertad

Carlos Blanco's picture

En Venezuela hay una situación de equilibrio inestable entre el poder que nace y el poder que muere. Este balance puede ser roto por algún acontecimiento imprevisto que desencadene el desmoronamiento final del régimen de Maduro; al momento de escribir estas líneas no ha ocurrido, pero tal vez esta tarde, en la madrugada, algo puede pasar que cambie de una vez el destino de la República.

De las estrategias y el tiempo

Carlos Blanco's picture

Juan Guaidó ha mostrado coraje personal para asumir la responsabilidad de Presidente encargado. Se ha convertido en el símbolo de la esperanza. La estrategia que representa es una entre las varias que parecían posibles; pero, el país, la Asamblea Nacional y buena parte de los dirigentes políticos, optaron por la que estaba envuelta en el Artículo 233 de la Constitución: sin Presidente Electo para el 10-E, fecha del comienzo de un nuevo período presidencial, le correspondió al Presidente de la AN asumir el cargo de Presidente de la República.

Diversos porvenires

Carlos Blanco's picture

“En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts'ui Pên, opta –simultáneamente– por todas. Crea, así, diversos porvenires, diversos tiempos, que también proliferan y se bifurcan.” (El jardín de los senderos que se bifurcan, Jorge Luis Borges)

Hubo y hay diversas formas en las cuales la transición puede tomar forma. Ha tomado una. No era inevitable, pero ha tomado una basada en el artículo 233 de la Constitución de 1999 (la Constitución chavista).

Imagino el fin de la dictadura

Carlos Blanco's picture

No sé si el fin es ya, pero se parece mucho. La epopeya sangrienta y ruinosa de Chávez al lado de su desventurado y facineroso heredero tiene el aire de postrimería. Se ha avanzado tanto… Este cruce inesperado de la historia con Juan Guaidó y su aguardada asunción de la Presidencia de la República configura un hecho maravilloso del azar, promisor para nuestro exhausto país. Especialmente hoy, en este 23 de enero que pudiera ser tan memorable como aquél de 1958.

Entre la esperanza y la duda

Carlos Blanco's picture

Renace la esperanza, encarnada en la inesperada figura de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y, como tal, encargado de la Presidencia de la República de acuerdo con el artículo 233 de la Constitución vigente.

Fui de los escépticos sobre la conversión del 10 de enero –fecha del término de un período presidencial “vacante”– en punto de corte. En este mismo espacio dije que si no existían fuerzas nacionales e internacionales suficientes para provocar la salida de Maduro, se podía convertir esa fecha en una nueva frustración.

Vacío de poder vacío

Carlos Blanco's picture

El poder de Maduro está vacío: para cualquier efecto práctico, no hay administración, políticas públicas, metas a lograr; nada. Solo garrote y escopetas. El poder está vaciado. Además, ese ectoplasma baboso y morado que sobrevive en manos de Maduro no tiene el acatamiento nacional ni de la comunidad internacional. Es un vacío de poder.

Aquel enero…

Carlos Blanco's picture

Finalizaba el año 1957 con un sabor amargo. El general Pérez Jiménez se había robado –una vez más– la voluntad popular en el plebiscito de diciembre. Según el CNE de entonces, el dictador habría obtenido el 87% para ratificar su mandato, mientras la oposición apenas habría alcanzado 13%. Todo el mundo sabía que el fraude había sido monumental.

De las maneras de resistir

Carlos Blanco's picture

Para todos los venezolanos y para quienes sin serlo padecen la catástrofe, pareciera que la única forma de alegría es la esperanza. Es esa idea insistente, terca a más no poder, de que este colosal infierno no puede durar para siempre y que hay rendijas iluminadas que anuncian lo que vendrá. Ese espacio del sueño está sometido al asedio de los tiranos. No quieren que te imagines algo diferente; quieren tenerte en las colas del mercado, de la gasolina, de la pensión, para que tu espíritu no tenga tiempo de vibrar con otros redobles.

Atrapados en la red

Carlos Blanco's picture

La mayoría de los dirigentes opositores saeteados en las redes sociales atribuyen su desgracia a “laboratorios” de otros opositores, con frecuencia denostados como radicales. Los que se consideran atacados colocan su responsabilidad –muy a la venezolana, por cierto– en otros: los “guerreros del teclado” a los que contestan con furia desde… el teclado. En esta descarga de responsabilidades, los rechazados emergen envueltos en bruma angelical; los demás son los malucos que insultan a quienes solo deberían merecer reconocimientos por sus esfuerzos.

La “antipolítica” como coartada

Carlos Blanco's picture

Durante un tiempo largo en ciertos sectores políticos e intelectuales ha habido la idea de que hay un movimiento antipolítico, dañino para partidos y dirigentes que, de otro modo, cumplirían con eficacia sus tareas y compromisos democráticos. Si se hurga un poco, se verá que tal defensa contra la “antipolítica” no es más que una coartada destinada a impedir la crítica de conductas y estrategias.

¿Nuevo diálogo?

Carlos Blanco's picture

En el marco del acto de la MUD/Frente Amplio, Henrique Capriles afirmó que se busca “una solución política pactada, una transición pacífica”.

Por su parte, el Frente Amplio: “Definimos el 10 de enero de 2019 como una fecha que representa un hito histórico en esta etapa oscura de la vida nacional...”. Y luego “se compromete a construir las bases de un acuerdo nacional que defina las reglas de una transición ordenada e inmediata…”.

¡A correr, que llegó la autoridad!

Carlos Blanco's picture

En el siglo XIX y durante buena parte del siglo XX, Estados Unidos solía resolver a garrote sus conflictos de política exterior y las que consideraba amenazas en su contra. Sin dejar los mazazos, ahora hay más sutilezas. Las medidas hacia los jerarcas de Maduro, de sus testaferros y demás deudos, constituyen un ejemplo de cómo el poder mundial no es mamadera de gallo, y cuando los batracios se ponen a jugar con el narcotráfico, los dólares, el terrorismo y la violación sistemática de los derechos humanos, torcer el nudo en el cuello, paso a paso, da resultados.

Venezuela fue una nación

Carlos Blanco's picture

Venezuela es nación en desintegración. Pasado un umbral (¿lo pasamos ya?), lo que quedarán serán jirones cuyo remiendo no será pronto, ni fácil.. No es una realidad amable; pero, así se perfila. Es asunto esencial para los venezolanos y, ahora también, para los que están demasiado cerca de la candela, sea por razones geográficas (Colombia, Brasil, Guyana, por ejemplo); sea por razones institucionales (EEUU, España, Reino Unido, por ejemplo).
Dimensiones de la desintegración de la nación:

De la transición y el Estado disuelto

Carlos Blanco's picture

El proceso de transición ya se ha iniciado de una manera desordenada. El régimen experimenta un deslave en sus cuadros más importantes. Más de un camarada ha salido sin hacer ruido hacia otros derroteros. Por su parte, Maduro ofrece el oro y el moro a quien le quiera comprar su nuevo diálogo. La más reciente de las ofertas es una especie de CLAP con elecciones rapidito, cambios en el CNE, algunas liberaciones de presos políticos, a cambio de que lo dejen tranquilo para la mamarrachada de su nueva toma de posesión el 10 de enero.

¿De dónde viene la valentía?

Carlos Blanco's picture

María Coraje, María Valiente, así han llamado a María Corina Machado. Buena parte del país y de ciudadanos de otros lugares del planeta se refieren así a ella. El reciente atentado en Upata, organizado por el régimen y con estilo rojo-cubano, ha elevado a nivel preeminente reconocimientos sobre su carácter impertérrito, lleno de bravura. Como si el peligro le fuera ajeno.

Balada del chavista originario

Carlos Blanco's picture

Se entiende que una porción del chavismo descontento quiera seguir en contacto con sus bases chavistas y recurra a expresiones como la del título. Sería una jugada para abandonar la nave nodriza sin que los acusen de haberse “vendido a la derecha”. El problema es que si no es un disfraz para pasar de puntillas a la rebeldía en contra del régimen, es un timo.

Cuando las palabras ya no dicen

Carlos Blanco's picture

Hay un acuerdo según el cual el chavismo, con su fase degenerada y envilecida del madurismo, impuso su control con el manejo del lenguaje como pieza constitutiva de su poder. La historia de Venezuela pasó a resumirse en un salto en puntillas sobre los siglos: de Guaicaipuro se pasó a Bolívar; de Bolívar a Chávez, con breves y no siempre honrosas pasantías por Zamora, Cipriano Castro y Pérez Jiménez; y con la asunción obvia de que el peor tiempo de la historia fueron los 40 años de democracia.

Transición y legitimidad

Carlos Blanco's picture

La semana pasada señalé lo que son los ejes fundamentales del proceso de transición: el grado de violencia y la mayor o menor legitimidad del proceso. Al considerar el primero, planteé que la violencia dependerá del grado de resistencia del régimen a su reemplazo. El ideal sería, por supuesto, una salida consensuada con Maduro y los jerarcas rojos, a través de una negociación que les colocara el puente de plata en su huida.

Ejes de la transición

Carlos Blanco's picture

En diversos centros se diseñan políticas para ejecutar en el período de transición que va del régimen de Maduro hasta la instalación de un nuevo presidente, producto de elecciones libres, justas y limpias. Es un período que nadie puede predecir, pero que se podría estimar –a ojo de buen cubero– entre uno y dos años. Muchos se preguntan cómo serán las medidas, cuáles sus ritmos e impactos.

Pages