Dos chilenos viajaron 30.000 km en un auto que funciona con aceite de cocina