Para formar parte de la información

Carolina

Lya, trama y urdimbre

Carolina Jaimes Branger's picture

Penélope, en la Odisea, tejía de día y desbarataba de noche& su tela nunca se terminaba. La Humanidad, durante miles de años, fue como la tela de Penélope: nunca estaba completa. Los protagonistas del mundo eran los hombres. Las mujeres, meras espectadoras. La revolución industrial primero y las Guerras Mundiales del siglo pasado después, incorporaron a las mujeres en oficios hasta entonces exclusivos de los hombres. Y todo cambió.