EEUU y España, las nuevas piezas de la estrategia geopolítica cubana