Una chica borracha pasó su trasero sobre una millonaria pintura