Fiscal mexicano confirmó que 43 estudiantes fueron asesinados