Para formar parte de la información

Gustavo Tovar-Arroyo

Los 'enfants terribles'

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Los sátiros de ocasión He decidido publicar una conversación –sí, conversación, no gritería, no empujón ni insulto– que sostuve por twitter con Jovel Álvarez porque la considero idónea frente al oscuro diciembre que se avecina en Venezuela con las fraudulentas elecciones parlamentarias propuestas por el chavismo y la “consulta popular” ideada por la oposición como respuesta.

Abatido…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Extraña sensación: Abatido, esa quizá sea la palabra precisa: abatimiento, eso es lo que se siente al padecer el Covid-19. Es extraña la sensación porque suma muchos padecimientos conocidos: gripe, fiebre, indisposición general, jaqueca, ahogo, asma, pero los presenta en bloque, todo a un tiempo. Por eso quien presenta los síntomas del virus chino ante todo se siente abatido, pierde el aire, se asfixia.

Plan País para próceres…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Soy de los que piensa –lo he escrito antes– que Venezuela no vive tiempo de líderes sino de próceres. Nuestros héroes de la Independencia lucharon contra el imperio español que no era ni remotamente tan salvaje y cruel como el chavismo: la tiranía del narcotráfico, la trata humana, el crimen caótico, la corrupción y la tortura. Un líder no los vencerá, un prócer sí.

Serenata para la Venezuela que es Vanessa…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Hay mil maneras de morir: Repleto de heridas, nuestro tiempo muestra un perfil tenebroso y frío. Ha sido la crueldad política –esa palabra látigo– la que ha tatuado sobre nuestro espíritu su ferocidad y su ira. Los venezolanos somos herederos del dolor, somos una herida abierta que en cada pulsación ruge su desconsuelo. El horizonte, nuestro horizonte, es una tempestad: morimos de hambre, morimos de frío, morimos de miedo, se nos parte el corazón.

¿La historia nos absolverá?

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Diálogo con caníbales: Los hábitos democráticos que adquirimos durante los cuarenta años de gobierno adecopeyano persisten entre nosotros para bien pero también para mal. Esa necesidad, a veces ingenua y otras torpe, de querer dialogar con unos caníbales, de pretender soluciones electorales con unos asaltantes de carretera o de aspirar vías republicanas para dirimir diferencias con violadores de niñas, nos ha hundido en una intolerable inutilidad histórica.

Messi y el desastre venezolano…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

El mejor de todos los tiempos. Lionel Messi ha llegado a ser el mejor futbolista de la historia no sólo por sus irrepetibles cualidades y genio técnico, lo ha sido por algo mucho más importante y a veces imperceptible: su especial talento para comprender el futbol, es decir, para ubicarse en la cancha (sin balón), para interpretar al adversario (su psicología, su planteamiento táctico, su visión), para entender fortalezas y debilidades propias, pero sobre todo las del contrincante.

Despertar de conciencia…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Humildad:Las críticas sobre el gobierno del presidente Juan Guaidó son comprensibles, quiero decir las no histéricas, obsesivas o cínicas. La frustración es casi unánime y deriva del fracaso de no haber logrado, por ahora, el cese de la usurpación. Además, la inmensa expectativa de libertad que se creó es del mismo porte a la decepción de no haber logrado el objetivo.

Capriles, el Judas del siglo XXI…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

No es fácil escribir la palabra “traidor” para calificar públicamente a alguien por quien se ha sentido afecto, respeto e incluso admiración, pero las circunstancias lo exigen y en una Venezuela secuestrada y desgarrada como la que padecemos, los afectos y las consideraciones personales deben ponerse a un lado. La patria está por encima de todo y no es un lugar común señalarlo, es un sentimiento, una cultura, una nación –sus tradiciones y costumbres– la que está en juego, somos nosotros, nuestra dignidad como pueblo.

Mirar entre escombros…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Cada segundo un nuevo apocalipsis: No volveremos jamás a ser los mismos. Para los venezolanos, la nostalgia es un privilegio arqueológico, observamos nuestros destrozos materiales y morales como quien visita Pompeya, incrédulos, atónitos, cabizbajos, boquiabiertos: ¿Esto es lo que quedó de Venezuela?

La Venezuela de la furia

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Me verás volar: Yo, como cualquier venezolano decente, es decir, no chavista, sueño, anhelo, ansío nuestra libertad, sí, esa libertad que tanto nos esquiva y se nos niega. Idealizo con volver a Caracas, la ciudad de la furia, donde ya nadie sabe de mí, aunque mi espíritu siga siendo parte de un todo y de todos, donde nada cambiará si cada uno de nosotros no hacemos que cambie. Ya no hay fábulas, nuestra frustración y dolor no admite avisos, en las caras venezolanas se ve el temor que la ruina chavista nos ha impuesto.

Lo que viene

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

¿Elecciones?: Sin líderes políticos (usurpados todos por mequetrefes), sin partidos, sin medios de comunicación, sin acceso a gasolina o luz, restringida toda circulación, sin dólares ni devaluados bolívares, perseguidos, acosados, encarcelados, asesinados o desterrados los opositores, en un país donde decir la verdad es una sentencia de culpabilidad, ni hablar de las condiciones electorales mínimas, con un árbitro ilegítimo y parcializado, con mecanismos de votación inauditables, con un inexistente registro electoral, donde Páez, Miranda y Bolívar están vivos y votarían, y

Leopoldo López, otra vez…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Una amistad esculpida a martillazos: Conozco a Leopoldo López desde hace años, quizá desde niños. Sin embargo, nuestra amistad se ha ido esculpiendo –a martillazo limpio, sí, martillazos morales y políticos que nos ha descargado la tiranía chavista– en los últimos 20 años. No olvido cuando el todavía candidato a la alcaldía de Chacao me figuraba cómo sería el municipio una vez que él ganase las elecciones (estaba convencido que lo haría).

Twitter o la neurosis colectiva

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

La idea o el desangramiento No entiendo al país, pienso que la Venezuela que hoy somos es vigorosamente distinta a la que dejé cuando me vi obligado a partir al destierro. No conozco a mi gente. No sé qué siente, no puedo imaginar ni conceptualmente el apocalíptico caos que está padeciendo. Los que vivimos en el exilio tenemos una idea abstracta del horror nacional, pero muy distinta es la idea al desangramiento.

Temblor

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

“Todo se derrumbó dentro de mí” Emmanuel... El crujido de la credulidad:Todo se mueve, tiembla. No sé si el edificio –que cruje y se retuerce– se sostendrá en pie, pienso en mis hijos –¿pienso?–, los cuadros de la habitación se caen, los adornos sobre las mesas se van desplomando uno tras otro, los portarretratos estallan sus cristales contra el piso. El

Venezuela desahuciada…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Tristeza: He escrito en estas condiciones otras veces. Lo hago porque estoy convencido de que la historia y las nuevas generaciones deben saber que los tiempos de reflexión durante la tragedia chavista no fueron posibles, nadie reflexionó, sólo sufrimos. No hubo un venezolano que no padeciera hasta la asfixia este tiempo, sólo los apestados y sus nuevos ricos sonrieron durante esta perdición.
No sé si seré coherente mientras escribo, tampoco es importante si no lo soy. Esto es sentimiento, pesadumbre, pena. Esto es lo que somos los venezolanos: tristeza.

El chavismo en USA

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Ni la peor pesadilla: Nadie imaginó ni en su más tétrica visión de las cosas, la patética crisis que sacude al país. De quiénes recuerdo, sólo Manuel Caballero y Mario Vargas Llosa tuvieron una visión aproximada del apocalipsis que arrastraría Hugo Chávez en su paso por el poder, pero a decir verdad nadie previó las hondas dimensiones de nuestro colapso. Nadie. Recientemente conversé con Mario en Madrid y le insistí: ¿imaginabas un hundimiento tal cual lo estamos padeciendo actualmente en Venezuela?

Aristocracia del crimen

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

“(Pablo Iglesias) Es el burro de Troya de la democracia” (Cayetana Álvarez)... Admiro profundamente la lucidez, pienso que ella, Cayetana Álvarez, ha sido el soplo civilizador que ha dado respiro a la humanidad en sus momentos de mayor asfixia y oscuridad. Por ejemplo, ninguna sombra más inhumana que la Edad Media, donde el tabú, el prejuicio y la tiranía de la ignorancia dominaron a Europa y al mundo.

De libertadores a masoquistas…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Los avasallados: No sé cuál sea el límite de la maldad, pero estoy llegando a considerar que no hay límite. Tampoco sé cómo pudimos derrumbarnos de esta manera como país, cómo la nación de Bolívar se rindió a Castro, cómo terminanos siendo satélites de una isla, cómo personalidades tan básicas como las de Maduro, Cilia, Cabello o Jorge Rodríguez han avasallado a treinta millones de habitantes, incluso en condiciones infrahumanas. No sé, no entiendo, es tan confusa esta derrota, tan inexplicable.
¿Qué nos pasó?

La invasión de una ilusión…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Motivo unánime: No juzgaré los motivos que empujaron a los atrevidos jóvenes venezolanos que incursionaron de manera quijotesca por las costas venezolanas. Es imposible juzgar su motivación porque sé que es la motivación de la mayoría de los venezolanos: liberar a Venezuela de las infames garras de la narcotiranía chavista.

El infierno

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

“No tengo afición al heroísmo ni a la santidad. Lo que me interesa es ser hombre.” Albert Camus (La peste)
Puñalear al chavismo: Ya nada me estremece, la muerte de la nación nos llega en cámara lenta. Los que la advertimos desde hace veinte años, los que luchamos contra esta barbarie observamos con resignación trágica como todo se desmorona y como en tan sólo instantes todo se pudre.

The End

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

Ni poeta ni documentalista: En estos tiempos de perplejidad e incomprensión, donde la humanidad para salvarse debe ser inhumana, retraída y cuidadosa del prójimo, donde tocarse, estrechar manos, abrazarse o besarse pueden ser interpretados como actos criminales, donde andamos de un lado al otro como enmascarados, la palabra activista se redimensiona y encarece: hay que activarse contra la peste.

¿Vivos o muertos?

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

La esfera mágica de la información: Imagino que debes estar preguntándote si soy un mago o un adivino porque a través de mis escritos anticipo acontecimientos “imprevistos” que insospechadamente ocurren a los pocos días, pero no, no soy ni mago ni adivino, simplemente estoy informado (esa es mi esfera mágica) y tiendo a insinuar traviesamente algunas situaciones para observar las reacciones que suscitarán una vez que ocurran.

No seamos el virus…

Gustavo Tovar-Arroyo's picture

No es cine: Crisis; crisis aquí y allá, crisis…, no me roces, no me abarques, que nada fluya entre nosotros, la humanidad puede acabar con la humanidad si se abraza entre sí, lo descortés nos redime, la antipatía nos resguarda, la repulsión nos da vida. ¡Tápate! ¡Enmascárate! ¡Aíslate! ¡Huye! Sí, huye de ti mismo.
No es cine, es realidad.

Pages