Tenía que ser en Japón: un excéntrico hotel para… ¡muertos!