Un buen libro remedia la adicción a internet y al celular, según Franzen