Para formar parte de la información

Lluis Foix

Rusia vuelve a ser el enemigo

Lluis Foix's picture

La expulsión masiva de un centenar de diplomáticos rusos de Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y Ucrania es un hecho sin precedentes en las relaciones de Occidente con Rusia. Ni en los tiempos más tensos de la guerra fría se había producido una respuesta tan contundente para echar a tantos espías rusos camuflados como diplomáticos en las embajadas del Kremlin.

Los tres grandes populismos

Lluis Foix's picture

En los cuarteles generales de Putin en Moscú y San Petersburgo en la noche del domingo los eslóganes para celebrar la victoria eran “Rusia, Rusia, Rusia…”. Un grito nacional, patriótico, que representaba un 75 por ciento de los votos emitidos a favor de un líder que ha prometido devolver el orgullo al país más extenso de la tierra, que ha sido un factor determinante en la política internacional desde que Napoleón regresó derrotado y humillado de Moscú en 1812.

Ajuste de cuentas a viejos espías

Lluis Foix's picture

La muerte de Stalin, de Armando Iannuci, es una sátira grotesca de los días de la muerte del dictador. La película no aporta nada a la historiografía de aquel febrero de 1953 pero sí que recrea una atmósfera de desconfianza, crueldad y espionaje alrededor de aquel tirano.

Laurenti Beria es el gran espía y el que controla la información. Lo sabe todo de todos. Es el ministro del Interior y no está seguro de que Stalin esté muerto a pesar de yacer cadáver en el suelo de su despacho. El poder de Beria radica precisamente en utilizar la información.

Ay, cuando la mentira gana a la verdad

Lluis Foix's picture

Una de las frases de la última película sobre Churchill la pronuncia lord Halifax en la Cámara de los Comunes, derrotado y humillado, al ver que las tesis de pactar con Hitler han fracasado sobre el realismo de pactar con él y así evitar la guerra. Churchill hace un discurso de resistencia o desafío a los nazis. Lucharemos en las playas, en el aire, en la tierra… Halifax dice, ante la elocuencia de Churchill que “ha movilizado nuestro idioma y lo ha enviado a la batalla.”

Periodismo, poder y libertad

Lluis Foix's picture

Al terminar la película Los Archivos del Pentágono una sala repleta de personas rompió en un aplauso generalizado. No es frecuente. Steven Spielberg ha recreado uno de los momentos más interesantes de la historia del periodismo. La guerra de Vietnam estaba en pleno apogeo. El secretario de Defensa, Robert MacNamara, había escrito unos papeles para que fueran estudiados por la posteridad.

Rusia, un volcán que no duerme

Lluis Foix's picture

La revolución de octubre en Petrogrado marcó la historia del siglo pasado que se abrió con la frustrada revolución de 1905 y se remató con la toma del poder por los bolcheviques en 1917.

Me permitirán que me aparte del ­tema que nos tiene a todos obsesionados desde hace meses y me desvíe a un país que desde la derrota de Napoleón en 1812 ha condicionado las relaciones internacionales. La historia rusa es como un volcán activo, continuamente en erupción, sin que haya síntomas de que se tranquilice o que se duerma.

Nuevos tiempos en Europa

Lluis Foix's picture

La estabilidad ha dominado la política en las cancillerías de Bonn y Berlín desde que Konrad Adenauer se convirtió en el primer canciller en una Alemania federal tutelada política y militarmente por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Era el año 1949 y seguiría en el cargo hasta 1963. Helmut Schmidt duró seis años, Helmut Kohl, dieciséis, y Angela Merkel lleva ya doce. La estabilidad en Alemania era elemental para rehacer aquella Europa dividida y destrozada por la guerra.

La política salta a la calle en Catalunya

Lluis Foix's picture

La confrontación se ha producido antes de que se celebre en Catalunya el referéndum anunciado para el 1-O. La Guardia Civil entró ayer en varias conselleries y detuvo a catorce altos cargos que supuestamente formaban parte del núcleo duro que preparaba el referéndum. La acción de la Guardia Civil fue interpretada por el president Puigdemont como la suspensión de facto de la ­autonomía. Jordi Sánchez, presidente de la ANC, convocó a manifestaciones pacíficas en los puntos donde se estaban produciendo los registros y las detenciones.

Indiferencia a la verdad

Lluis Foix's picture

El tuit es un instrumento imprescindible para comunicar y para informarse. El presidente Trump ganó las elecciones a golpe de tuits mañaneros en los que superaba a las portadas de los grandes diarios y alteraba los programas de radio y televisión de primera hora. Insultaba en directo, sobre la marcha, o mentía sin rubor. Cuando tras la victoria le preguntaron sobre las mentiras que había vertido en su cuenta de Twitter, contestó simplemente que había ganado.

Una tarde triste de agosto en Barcelona

Lluis Foix's picture

Ha sido una tarde triste de agosto en Barcelona. El terrorismo ha golpeado el corazón de la ciudad cosmopolita, abierta, acogedora y libre. Un acto terrorista ha recorrido en furgoneta los seiscientos metros que separan el comienzo de las míticas Ramblas barcelonesas del mosaico de Joan Miró al frente del Liceu de Barcelona.

Desacreditar el periodismo

Lluis Foix's picture

Lo último que cabía esperar de un presidente norteamericano es que fuera abiertamente hostil a los medios que critican su persona y su gestión. Es probablemente lo más grave de su medio año de presidencia. En plena campaña electoral envió un tuit que decía que “tener una cuenta de Twitter es como ser propietario de The New York Times pero sin asumir sus pérdidas”. Es una afirmación tan estúpida como peligrosa.

Desactivar el odio

Lluis Foix's picture

Cuando aparecen pintadas de odio contra minorías, colectivos humanos o personas que piensan o creen de forma diferente, se abre la puerta al disparate y se dan por buenos los prejuicios que laten en el seno de sociedades enteras. En una encuesta publicada por Le Figaro se daba cuenta que 9% de franceses mostraban antipatía hacia los judíos pero no se resaltaba que el mismo sentimiento hacia los musulmanes era de 19%.

La responsabilidad de los políticos

Lluis Foix's picture

El político ideal es aquel que ejerce una profesión y decide saltar a la vida pública como un acto de servicio a la sociedad. Concurre a unas elecciones, debate con los adversarios y una vez conseguido el apoyo de las urnas se dedica a gobernar o a hacer oposición. No vive de la política sino para la política porque puede regresar a su oficio y seguir ganándose la vida y realizarse profesionalmente. La vida del político debería ser transitoria y no definitiva.

Donald Trump se aisla y retrocede

Lluis Foix's picture

Donald Trump ha roto el consenso internacional para intentar disminuir el efecto invernadero en el planeta. En una comparecencia solemne en los jardines de la Casa Blanca anunció que Estados Unidos se retira del acuerdo del cambio climático firmado en París en 2015 por prácticamente todos los países del mundo, incluidas China y la India.

Fuerza, razón y responsabilidad

Lluis Foix's picture

Hemos llegado a un punto en el que la razón no importa tanto como la fuerza. A veces puede ser cierto lo que grita el doctor Stockmann en Un enemigo del pueblo, del noruego Henrik Ibsen, una obra de teatro publicada en 1883 y cuyas reflexiones han sido válidas desde entonces. Stockmann grita que la “mayoría tiene la fuerza, pero no la razón” cuando todos le aíslan y le abandonan porque avisa de los peligros del agua contaminada que puede acabar con la vida de muchos.

El poder duro y el poder blando

Lluis Foix's picture

Las causas inmediatas del sangriento atentado de Manchester en la noche del lunes son conocidas. Un joven británico de 22 años, hijo de una familia de refugiados libios, se suicidó con explosivos en medio de la multitud y provocó una matanza de jóvenes. El terrorismo de origen islámico no valora la vida personal. Mata indiscriminadamente y entrega su vida en el mismo acto de terror. Lo hace con coches, con navajas, con bombas o con ametralladoras. Mueren matando.

Deriva autoritaria de Trump

Lluis Foix's picture

Los primeros síntomas inquietantes de la deriva autoritaria de Donald Trump han empezado a materializarse. El cese con un “you are terminated”, del director del FBI James Comey, puede que haya traspasado los límites de las facultades presidenciales. James Comey, al frente del FBI, estaba investigando las relaciones entre la campaña electoral de Trump y la Rusia de Putin. Fue cesado fulminantemente a pesar de que su mandato no expiraba hasta 2023.

Europa y los debates nacionales

Lluis Foix's picture

Una corriente de fondo que atraviesa todas las elecciones europeas recientes es si la UE está respondiendo a los retos provocados por la crisis y por la revolución social y tecnológica que se aprecia en todas las ­sociedades democráticas.

El partido xenófobo y populista holandés, presidido por Geert Wilders, llegó segundo en las elecciones de marzo. Su antieuropeísmo no guiará la política del nuevo Ejecutivo holandés cuando finalmente acabe formándose. Los populismos xenófobos que avanzan son antieuropeos.

La impunidad no es aceptable

Lluis Foix's picture

La corrupción más peligrosa es aquella que se perpetra sin que nadie se entere, sin que los medios hablen de ella, la que se esconde en despachos de partidos políticos o de individuos. La impunidad de la corrupción hace un daño irreparable a la convivencia y al progreso de cualquier sociedad democrática. Por eso no me escandaliza que supuestos delincuentes o delincuentes confesos desfilen por los juzgados, sean interrogados por la policía judicial, se presenten ante los tribunales para dar cuenta de las acusaciones que pesan sobre ellos.

Persecución de cristianos

Lluis Foix's picture

Los atentados en dos iglesias coptas en la celebración del Domingo de Ramos confirman la persecución sistemática y el martirio de cristianos que son asesinados por el mero hecho de serlo. Las dos bombas que activaron dos terroristas suicidas en la ciudad de Tanta, en el delta del Nilo, y en la catedral de San Marcos de Alejandría, la capital copta por excelencia, causaron más de cincuenta muertos. La yihad islámica se atribuyó las matanzas.

Gasear con armas químicas

Lluis Foix's picture

Las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki mataron a menos personas que la hambruna ocasionada por Stalin en Ucrania o los exterminios masivos perpetrados por los nazis en los campos de la muerte. Los unos y los otros, comentaba Tzvetan Todorov, tienen en común que fueron percibidos por sus protagonistas como un medio para alcanzar el bien.

Pages