Ahora son cuatro masajistas los que demandan a John Travolta