Para formar parte de la información

Mitzy C. de Ledezma

Las chapitas indecorosas

Mitzy C. de Ledezma's picture

Cuando cumplía los diez años de edad, mi tío Juan José Capriles Ayala, me llevó a dar un recorrido por el paseo de Los Próceres en Caracas. A lo largo de todo ese espacio predominaba la presencia de efectivos militares, muchos de ellos exhibían en su pecho medallas de reconocimientos por los servicios prestados. Uno que otro oficial de alto rango llevaba colgadas a su casaca decenas de medallas, era como una vitrina ambulante aquel destello de luces que causaban dichas preseas.

Doña Blanca

Mitzy C. de Ledezma's picture

Me llegó vía redes, un documental sobre la vida de Blanca Rodríguez de Pérez. Se trata de una edición de CINESA, que recopila imágenes y datos biográficos de quién asumiera en dos oportunidades la Fundación del Niño, en su condición de Primera Dama de la República. Me emocionó ver esos recuerdos porque en algunos de ellos hice vida presencial al lado de doña Blanca.

El dolor de los desterrados

Mitzy C. de Ledezma's picture

Después que los ojos de la humanidad observaron el cadáver de Aylan, una criatura de apenas tres años, empujado por el oleaje del mar hasta la orilla de una playa de Turquía, comenzaron a reaccionar, como correspondía, muchos gobernantes y líderes de organizaciones constituidas para velar por los derechos humanos.

Todo por Venezuela

Mitzy C. de Ledezma's picture

Si algún pueblo ha demostrado garras de ser luchador es el venezolano. Hoy amanecimos Antonio y yo inventariando todos los esfuerzos que se han concretado, dentro y fuera del país, en el transcurso de estos últimos 20 años, para impedir que se instaure definitivamente esta tiranía que pretende seguir su maratón de agravios.

Después del coronavirus

Mitzy C. de Ledezma's picture

Pienso en una sociedad planetaria más sensible a los dramas del prójimo. Esa solidaridad propia de la naturaleza que nos enseña que “el sol no sale para alumbrarse a sí mismo, los árboles no se comen sus propios frutos ni los ríos beben sus corrientes de agua”. Por eso me atrevo a asegurar que se acrecentará la solidaridad entre las personas. La gente comenzará a relacionarse en su propia cercanía, en su casa, en su centro de trabajo, en su comunidad, sin perder el horizonte de la globalización que debe reinventarse a partir de este acontecimiento.

En el campo es la cosa

Mitzy C. de Ledezma's picture

Cuando conocí a Antonio personalmente, estaba en la población de Calabozo reunido en una asamblea de productores de arroz, agrupados en APROSIGUA (Asociación de Productores del Sistema de Riego del Guárico). El debate estaba relacionado con las pérdidas que ocasionaban los roedores que devoraban los granos cuando estaban por consolidarse las cosechas de ese cereal.

A falta de FAN buena es la flota

Mitzy C. de Ledezma's picture

No es una conjetura ni mucho menos un rumor sin fundamento, se trata de procesos formalizados en Tribunales Federales de EEUU. Maduro y otros más, son responsabilizados por estar relacionados con cárteles de la droga que han metido en ese país de norte América, muchas toneladas de cocaína. Además, también se les vincula con grupos terroristas de Hezbolá y Hamás, más la abierta y descarada relación con los narcoguerrilleros de la FARC y del ELN. Por lo tanto, ese régimen que encabeza Maduro tiene ciertamente, su tiempo agotado.

El disfraz de la dictadura

Mitzy C. de Ledezma's picture

Cuando Antonio asumió la Gobernación del extinto Distrito Federal, que abarcaba a la actual Caracas y lo que ahora es el territorio del Estado Vargas, se propuso, impulsar unas cuantas iniciativas de orden social y cultural. Le pedí que eliminara la figura de Primera Dama y en su lugar se instalará un ente que ayudará a las direcciones encargadas de realizar obras sociales. Fue así como nació el COMITÉ DE ACCIÓN SOCIAL (CAS).

Peor que ayer

Mitzy C. de Ledezma's picture

Quienes no somos expertas en esos menesteres de las ciencias económicas logramos comprender la disensión de la crisis venezolana cuando escuchamos análisis enjundiosos de profesionales experimentados y bien formados como Miguel Rodríguez. Con él tuvimos la oportunidad de conversar ampliamente, junto a Antonio, sobre las estrategias que se pusieron en marcha para lograr el exitoso proceso de renegociación de la deuda pública venezolana a comienzos de la segunda administración del expresidente Carlos Andrés Pérez. Relata Miguel Rodríguez, que “el descuento logrado fue superior al 70 %”.

Repudio planetario

Mitzy C. de Ledezma's picture

Desde que se comenzaron aplicar las sanciones personalizadas que tocan a los miembros de las mafias lideradas por Maduro, surgieron dudas respecto a la eficacia de las mismas. Se llegó a decir incluso, que tales medidas no eran más que “un saludo a la bandera”, que no pasaría de ser un simple e inofensivo ataque mediático.

Tranquilo y con impunidad

Mitzy C. de Ledezma's picture

En la medida en que se desvanece la amenaza creíble de sacar a Maduro y a su camarilla por la fuerza, todo el elenco de la narcotiranía “duerme a pierna suelta”. Cilia, comenta entre sus más cercanos servidores que “Nicolás duerme como un bebe”. No lo dudo. Porque a Nicolás no le da frío ni calor saber que murió la señora Salazar en Colombia, por su enfermedad de cáncer de mama que no pudo ser atendida a tiempo en Venezuela. A Maduro no se le estremece ni un músculo ni se le mueve un pelo. Él es así, imperturbable ante el dolor ajeno.

Nadie se rinde

Mitzy C. de Ledezma's picture

Comenzamos un nuevo año, una nueva oportunidad para mantener firme la lucha, pensando que esta vez sí saldremos de esa narcotiranía que oprime a nuestro país.

Otra conducta sería la de “tirar la toalla”, como se dice en el argot boxístico, para dar por terminada la pelea, o sea rendirse ante el adversario.

Analicemos algunas realidades que experimentamos en el año que hemos clausurado:

Las primaveras

Mitzy C. de Ledezma's picture

Cuando el 23 de mayo de 1968, en familia, celebrábamos mis 18 cumpleaños, el tema predominante de conversación, entre mis padres y tíos, era La Primavera de Praga. Jamás olvidaré aquella escena encendida de debates entre el menor de mis tíos, Luis Felipe Capriles, fajado en un duelo de argumentos con su hermano mayor, Miguel Ángel Capriles. Fue una etapa de emancipación política y de revueltas multitudinarias en Checoslovaquia, signado como estado socialista, una vez finiquitada la Segunda Guerra Mundial.

Felipe González y sus consejos

Mitzy C. de Ledezma's picture

Después de aquélla tarde del 19 de febrero de 2015, día en que la satrapía de Maduro orquestó el secuestro de Antonio Ledezma, nos decidimos a emprender una campaña de defensa de todos los presos y perseguidos políticos venezolanos. La primera vez que pude ver a mi esposo en la cárcel militar de Ramo Verde, me entregó dos documentos que posteriormente logré sacar del recinto penitenciario. Uno, era la carta pública de Antonio, dirigida a los venezolanos en la que centraba su mensaje al llamado a la resistencia.

Maquinarias fraudulentas

Mitzy C. de Ledezma's picture

Lo que se está consumando en Bolivia, es la misma mecánica fraudulenta que ponen en marcha los integrantes de ese clan, cuyos componentes “están cortados con la misma tijera”. No dejo de recordar los comentarios que hacía en nuestra casa Miguel Ángel Capriles, una vez que regresó de su viaje a Cuba. Allá pudo conversar de cerca con Fidel Castro, más que hablar, diría yo, a estas alturas de la vida, que tío Miguel lo evaluó como si hubiera tenido un tomógrafo en su mirada y un escáner en su olfato.

¿Somos o no hermanos?

Mitzy C. de Ledezma's picture

Juan José Capriles Ayala, fue sin duda alguna, uno de mis tíos más cariñosos. Con él crecí, de él asimilé muchos consejos y con él solía tararear una de sus canciones predilectas: El Himno de las Américas.

Recordaré por siempre a mí tío llegar a casa después de cumplir su trabajo en la Cancillería de Venezuela. Casi siempre lo hacía entonando esa estrofa que reza:

Un canto de amistad
de buena vecindad, unidos
nos tendrá eternamente.
por nuestra libertad, por nuestra lealtad
debemos vivir gloriosamente
.

No son números, son personas

Mitzy C. de Ledezma's picture

Cuando se enumeran los millones de venezolanos que se han visto forzados a emigrar y se cuantifican en un porcentaje, no debemos dejar de mirar más allá de esos guarismos. Tenemos que sensibilizar nuestros diagnósticos, partiendo del hecho cierto y conmovedor de que esas cifras encierran a millones de seres humanos, entre los que se contabilizan niños, mujeres, jóvenes y ancianos.

Secuelas de la tiranía

Mitzy C. de Ledezma's picture

Francisco Canestri, nuestro profesor de Formación Social, Moral y Cívica en el colegio San José de Tarbes, machaconamente nos decía que “Venezuela tenía asegurado su futuro en las riquezas naturales con las que la naturaleza lo había dotado, pero que la garantía de que esos tesoros se reprodujeran en progreso, era la buena educación que recibiera la juventud”.

Repudio planetario

Mitzy C. de Ledezma's picture

El decreto dictado el pasado 5 de agosto por el presidente de los EEUU, Donald Trump, puso en carreras a todos los personajes que han venido manteniendo todo tipo de negociados con los pandilleros que se aferran a las instituciones públicas que han secuestrado. Queda hoy muy claro que se exponen a procedimientos regulatorios que terminarían en reproches judiciales, los que prosigan esos negocios con un régimen que es manejado por una corporación delincuencial.

Sanciones, ¿buenas o malas?

Mitzy C. de Ledezma's picture

Ruidos desde todos los costados han surgido desde que la administración de Donald Trump anunció la profundización de sus sanciones al régimen forajido de Maduro. No faltan los que se alarman asegurando que “esas sanciones afectarán nuestra economía”. ¿De qué economía están hablando? El desplome provocado por las locuras de Chávez-Maduro ha sido descomunal, vamos para una perdida de 60 puntos del PIB. ¿les parece poco?

Pages