Para formar parte de la información

Mitzy C. de Ledezma

El disfraz de la dictadura

Mitzy C. de Ledezma's picture

Cuando Antonio asumió la Gobernación del extinto Distrito Federal, que abarcaba a la actual Caracas y lo que ahora es el territorio del Estado Vargas, se propuso, impulsar unas cuantas iniciativas de orden social y cultural. Le pedí que eliminara la figura de Primera Dama y en su lugar se instalará un ente que ayudará a las direcciones encargadas de realizar obras sociales. Fue así como nació el COMITÉ DE ACCIÓN SOCIAL (CAS).

Peor que ayer

Mitzy C. de Ledezma's picture

Quienes no somos expertas en esos menesteres de las ciencias económicas logramos comprender la disensión de la crisis venezolana cuando escuchamos análisis enjundiosos de profesionales experimentados y bien formados como Miguel Rodríguez. Con él tuvimos la oportunidad de conversar ampliamente, junto a Antonio, sobre las estrategias que se pusieron en marcha para lograr el exitoso proceso de renegociación de la deuda pública venezolana a comienzos de la segunda administración del expresidente Carlos Andrés Pérez. Relata Miguel Rodríguez, que “el descuento logrado fue superior al 70 %”.

Repudio planetario

Mitzy C. de Ledezma's picture

Desde que se comenzaron aplicar las sanciones personalizadas que tocan a los miembros de las mafias lideradas por Maduro, surgieron dudas respecto a la eficacia de las mismas. Se llegó a decir incluso, que tales medidas no eran más que “un saludo a la bandera”, que no pasaría de ser un simple e inofensivo ataque mediático.

Tranquilo y con impunidad

Mitzy C. de Ledezma's picture

En la medida en que se desvanece la amenaza creíble de sacar a Maduro y a su camarilla por la fuerza, todo el elenco de la narcotiranía “duerme a pierna suelta”. Cilia, comenta entre sus más cercanos servidores que “Nicolás duerme como un bebe”. No lo dudo. Porque a Nicolás no le da frío ni calor saber que murió la señora Salazar en Colombia, por su enfermedad de cáncer de mama que no pudo ser atendida a tiempo en Venezuela. A Maduro no se le estremece ni un músculo ni se le mueve un pelo. Él es así, imperturbable ante el dolor ajeno.

Nadie se rinde

Mitzy C. de Ledezma's picture

Comenzamos un nuevo año, una nueva oportunidad para mantener firme la lucha, pensando que esta vez sí saldremos de esa narcotiranía que oprime a nuestro país.

Otra conducta sería la de “tirar la toalla”, como se dice en el argot boxístico, para dar por terminada la pelea, o sea rendirse ante el adversario.

Analicemos algunas realidades que experimentamos en el año que hemos clausurado:

Las primaveras

Mitzy C. de Ledezma's picture

Cuando el 23 de mayo de 1968, en familia, celebrábamos mis 18 cumpleaños, el tema predominante de conversación, entre mis padres y tíos, era La Primavera de Praga. Jamás olvidaré aquella escena encendida de debates entre el menor de mis tíos, Luis Felipe Capriles, fajado en un duelo de argumentos con su hermano mayor, Miguel Ángel Capriles. Fue una etapa de emancipación política y de revueltas multitudinarias en Checoslovaquia, signado como estado socialista, una vez finiquitada la Segunda Guerra Mundial.

Felipe González y sus consejos

Mitzy C. de Ledezma's picture

Después de aquélla tarde del 19 de febrero de 2015, día en que la satrapía de Maduro orquestó el secuestro de Antonio Ledezma, nos decidimos a emprender una campaña de defensa de todos los presos y perseguidos políticos venezolanos. La primera vez que pude ver a mi esposo en la cárcel militar de Ramo Verde, me entregó dos documentos que posteriormente logré sacar del recinto penitenciario. Uno, era la carta pública de Antonio, dirigida a los venezolanos en la que centraba su mensaje al llamado a la resistencia.

Maquinarias fraudulentas

Mitzy C. de Ledezma's picture

Lo que se está consumando en Bolivia, es la misma mecánica fraudulenta que ponen en marcha los integrantes de ese clan, cuyos componentes “están cortados con la misma tijera”. No dejo de recordar los comentarios que hacía en nuestra casa Miguel Ángel Capriles, una vez que regresó de su viaje a Cuba. Allá pudo conversar de cerca con Fidel Castro, más que hablar, diría yo, a estas alturas de la vida, que tío Miguel lo evaluó como si hubiera tenido un tomógrafo en su mirada y un escáner en su olfato.

¿Somos o no hermanos?

Mitzy C. de Ledezma's picture

Juan José Capriles Ayala, fue sin duda alguna, uno de mis tíos más cariñosos. Con él crecí, de él asimilé muchos consejos y con él solía tararear una de sus canciones predilectas: El Himno de las Américas.

Recordaré por siempre a mí tío llegar a casa después de cumplir su trabajo en la Cancillería de Venezuela. Casi siempre lo hacía entonando esa estrofa que reza:

Un canto de amistad
de buena vecindad, unidos
nos tendrá eternamente.
por nuestra libertad, por nuestra lealtad
debemos vivir gloriosamente
.

No son números, son personas

Mitzy C. de Ledezma's picture

Cuando se enumeran los millones de venezolanos que se han visto forzados a emigrar y se cuantifican en un porcentaje, no debemos dejar de mirar más allá de esos guarismos. Tenemos que sensibilizar nuestros diagnósticos, partiendo del hecho cierto y conmovedor de que esas cifras encierran a millones de seres humanos, entre los que se contabilizan niños, mujeres, jóvenes y ancianos.

Secuelas de la tiranía

Mitzy C. de Ledezma's picture

Francisco Canestri, nuestro profesor de Formación Social, Moral y Cívica en el colegio San José de Tarbes, machaconamente nos decía que “Venezuela tenía asegurado su futuro en las riquezas naturales con las que la naturaleza lo había dotado, pero que la garantía de que esos tesoros se reprodujeran en progreso, era la buena educación que recibiera la juventud”.

Repudio planetario

Mitzy C. de Ledezma's picture

El decreto dictado el pasado 5 de agosto por el presidente de los EEUU, Donald Trump, puso en carreras a todos los personajes que han venido manteniendo todo tipo de negociados con los pandilleros que se aferran a las instituciones públicas que han secuestrado. Queda hoy muy claro que se exponen a procedimientos regulatorios que terminarían en reproches judiciales, los que prosigan esos negocios con un régimen que es manejado por una corporación delincuencial.

Sanciones, ¿buenas o malas?

Mitzy C. de Ledezma's picture

Ruidos desde todos los costados han surgido desde que la administración de Donald Trump anunció la profundización de sus sanciones al régimen forajido de Maduro. No faltan los que se alarman asegurando que “esas sanciones afectarán nuestra economía”. ¿De qué economía están hablando? El desplome provocado por las locuras de Chávez-Maduro ha sido descomunal, vamos para una perdida de 60 puntos del PIB. ¿les parece poco?

Cierra escuelas y serás tirano

Mitzy C. de Ledezma's picture

"La educación es su derecho, saber leer y escribir le hará crecer en todos los sentidos, usted puede que no posea bienes de fortuna, pero tiene una inteligencia innata que debe desarrollar"... Así eran los diálogos de Adelaida Ayala de Capriles con una humilde trabajadora que ayudaba en la rutina doméstica de nuestra casa. Buscaba conversación con la empleada y si se percataba que no sabía leer y escribir, desde ese mismo instante se proponía, de una manera persistente, que aprendiera.

¡Tampoco hay maíz!

Mitzy C. de Ledezma's picture

En la sobre mesa familiar, más de una vez escuche decir a mi padre, Cesar Capriles Ayala, que “podía faltar todo en Venezuela, menos la arepa”. Mi padre era muy nacionalista, apegado a las costumbres que más identifican o distinguen al venezolano, por eso se esmeraba en destacar las cosas buenas que teníamos como personas, como ciudadanos, más allá del reconocimiento abrumador de ser un país petrolero.

!Auxilio, auxilio, auxilio!

Mitzy C. de Ledezma's picture

Rufo Antonio Chacón, “ya no quiere vivir”, así lo reveló su progenitora Adriana Parada. Rufo es un muchacho de 16 años, al que la narcotiranía dejó ciego. Los matones de Maduro, siguiendo al pie de la letra las órdenes implícitas en las arengas de Chávez cuándo gritaba muy ufano “échenle gas del bueno a los estudiantes” y ahora las de Maduro, exaltando a sus huestes armadas para que salgan a defender la ¨”revolución” con lo que sea.

Los derechos humanos en Venezuela

Mitzy C. de Ledezma's picture

Eleanor Roosevelt, pionera del comité que dio origen a la declaración de Los derechos Humanos, siempre destacaba que “la declaración otorga derechos para toda la Humanidad”. Las secuelas de la Segunda Guerra Mundial y la matanza de los nazis, fueron razones de peso más que suficientes para que las naciones que salieron triunfantes se entendieran para establecer instancias que se abocaran a prevenir acontecimientos tan deplorables como esos. Por tales motivos surge la idea de crear Las Naciones Unidas y La Paz.

Educación destruida

Mitzy C. de Ledezma's picture

Cuando se habla de la magnitud de la diáspora venezolana resaltan las cifras que dan cuenta de los millones de seres humanos que peregrinan por todos los confines del mundo. Se hacen referencias a los bien valorados profesionales, como expertos petroleros, médicos con especializaciones, catedráticos de las mejores universidades del país o simplemente mano de obra calificada. Resalta la hoja de vida de gente con algún nivel de educación formal que lo hace competitivo en cualquier mercado de trabajo, por más exigencias curriculares que se hagan.

Un país en turbulencia

Mitzy C. de Ledezma's picture

Los que se oponen, radicalmente, a una Intervención Humanitaria, argumentan que de aplicarse este principio en territorio nacional, “produciría una estela de muertes”. Lo contradictorio surge, cuando al mismo tiempo que se lamentan, van exclamando que “si no nos ayudan desde afuera, no quedará nadie vivo en Venezuela”. Como no quedaron vivas las 9 mil toneladas de carne y leche, dañadas por los efectos mortíferos del apagón. Hecho dramático en un país donde la gente se desespera por conseguir un pedazo de pan.

El seguro nada seguro

Mitzy C. de Ledezma's picture

Dice la sentencia popular que “no hay que dejarse llevar por las apariencias”. Tampoco por los nombres con que se identifican a las instituciones públicas. Por ejemplo, “El Seguro Social”. Si nos atenemos a las revelaciones del Gral. Rotondaro, a quien se le encomendó la tarea de administrar ese ente gubernamental por muchos años, lo menos “seguro” eran los medicamentos, insumos y los equipos para habilitar los centros hospitalarios.

¿Y el desarrollo, cómo será?

Mitzy C. de Ledezma's picture

El día después será propicio para autoexaminarnos. Enumerar los errores cometidos y comenzar un tránsito que deje atrás la estela de muerte y dolor que han representado estos lustros de populismo y demagogia. En una suerte de unidad pasiva, los venezolanos nos declaramos víctimas de esa hiriente experiencia padecida. Identificamos un enemigo común, Maduro, como el sucesor elegido por Chávez, después de haber aceptado la orden de arriba, o sea de la nomenclatura cubana.

Pages