Las brujas rumanas protestan contra la ley que prohíbe las prácticas esotéricas