Los científicos determinan qué nos hace progresistas o conservadores