Para formar parte de la información

Víctor Corcoba Herrero

Desconfianzas y absurdos

Víctor Corcoba Herrero's picture

“La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo”... Hemos de reconocerlo. Somos una ciudadanía desmoralizada y perdida, sin apenas criterio, pues los grandes dominadores, (el poder de la violencia, el poder de la riqueza, el poder del conocimiento, el poder político, el poder de los medios de comunicación…), son los que ciertamente manipulan nuestros sueños. Sin embargo, en una tierra bastante dolorida por el absurdo, hay algo que nos enaltece y esperanza, lo que podemos hacer por los demás. Pero la situación es la que es, y no debemos engañarnos.

Espíritus ensangrentados

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Lo fundamental es que cada cual sienta el deber moral de adoptar medidas concretas para activar la comprensión entre culturas y existencias”... El mundo arde en lágrimas y sollozos. Los moradores de un lado y los del otro, en lugar de entenderse, se enfrentan, utilizan lenguajes que hieren los corazones y acaban matando ilusiones. Así, mientras los poderosos temen perder poder, los indigentes y excluidos socialmente piden acogida y encuentran todas las puertas cerradas.

Rayos de esperanza

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Pensemos que las manos de la unidad son más mimbres; y, a la vez, son más edificantes en el amor, pues esta expresión de entidad humanística, tiene como fundamento la bondad de coexistir”... Es cierto que a este mundo nuestro le desbordan los enfrentamientos, las guerras y discordias nos dividen, los abusos de poder también nos dejan sin fuerzas para esperanzarnos; pero, aún así, en este camino no vamos solos, y también hay gente o instituciones dispuestas a conciliar voluntades, fomentando el entendimiento, con una capacidad de servicio verdaderamente ejemplarizante.

Necesito liberarme

Víctor Corcoba Herrero's picture

“La prueba más clara de estar fuerte en el vivir es saber amar y, en el recuento de lo amado, radica el gozo”... Hoy he salido a interrogarme, a verme en el azul del cielo, y a preguntar por mi estrella. Estoy harto de caminar sin rumbo, de que me desorienten y deslumbren aquellos que buscan los honores aquí abajo, de vivir atrapado por la idiotez de la sinrazón, y por el calvario de la mundanidad. Ciertamente, necesito liberarme de tantas mentiras sembradas, de tantos agobios sufridos, de tantas soledades vividas.

Tiempo de balances y esperanzas

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Hoy en día, hay más países envueltos en conflictos internos o internacionales que en ningún otro período en las últimas tres décadas”... Es tiempo de balances y de propósitos rectos, de robustecer los sentimientos nobles y de consolidar lenguajes cercanos, que nos unan y nos acrecienten a vivir armónicamente, en una pacífica convivencia. Sin duda, el primer deber de todos es garantizar la ocupación y la tranquilidad de la vida.

Los vicios humanos

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Por el aluvión de vicios, enfermará la mansedumbre y la clemencia de muchos; ¡quiérase!”... Es tiempo de entenderse, de cultivar lenguajes que nos hermanen, si en verdad deseamos ser una generación pacificadora, dispuesta siempre al diálogo, a través de actitudes abiertas que nos aglutinen y converjan en la creación de un cosmos, en el que el respeto de sus moradores, sea abecedario constante en los labios de sus gentes.

Siembra de buenos deseos

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo”... Es tiempo de apertura, de abrazar los anhelos y de reavivarnos unos a otros, lo que nos exige comprensión y compasión, en un momento de balances y propósitos, en el que la asistencia y la hospitalidad deben de formar parte de nuestras vidas.

Dejémonos amar

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Nuestra gran asignatura pendiente, es no haber aprendido a querer, queriéndonos”... Atrapados por el vicio de la crueldad, nos cuesta confiar en el análogo y dejarnos amar. Olvidamos, con demasiada frecuencia, que el amor es el mejor reconstituyente de una civilización que aspira a perdurar en el tiempo. La actitud de rencor o resentimiento, nos hace un corazón amargo, que muere en los lamentos. Por eso, es importante activar otro espíritu más esperanzador, de lucha permanente, sabiendo que en la constancia y en el sacrificio, suele estar el triunfo.

Bienvenidas las iniciativas globales

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!”... A veces reclamo lo que no doy, pido paz y siembro hostilidad, requiero derechos y ninguna obligación, apelo al compromiso y yo mismo me desentiendo de auxiliar al que me interpela en el camino. Es importante, por tanto, que cada cual tome libre su tiempo, pero que recapacite en la realidad y en aminorar este estado salvaje que aún tenemos en buena parte del planeta.

Adherirse al bien

Víctor Corcoba Herrero's picture

“¡Cuánto pan amargo se nos sirve a diario!”... Los moradores de este mundo actual han cerrado todos los horizontes, inclusive también los trascendentes del sentimiento poético del alma, para vivir un presente egoísta y alocado, con el olvido o la censura al pasado, y sin importarles la construcción de un futuro más hermanado. Los efectos de esta falta de sensibilidad, de comunión entre culturas, de apoyo a toda vida humana, hacen que la pasividad se haya instalado entre las gentes, y se les niegue los derechos sociales y económicos a las personas, sin apenas hacer nada por ellos.

De combate en combate

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Cada conflicto es una decadencia del alma humana”... No hemos salido de un combate, nos metemos en otro, ¡cuántas inútiles contiendas!, en este mundo crecido por lenguajes que nos enfrentan unos contra otros, por prácticas racistas y xenófobas, que lo único que hacen es dividirnos y alimentar envidias y celos.

El lenguaje positivo de la verdad

Víctor Corcoba Herrero's picture

“La verdad es la única fibra de amor y paz que nos fraterniza”... Muchas personas son las que hoy día viven en precario, en un mundo más selva que corazón, desbordado en demasiadas ocasiones por una escalada de incidentes y el incremento de tensiones, que nos impiden tomar la vida con alegría. Por desgracia, nos hemos perdido el respeto y la violencia crece por doquier, generando multitud de problemas sociales, y una aglomeración de odios que, verdaderamente, nos dejan sin palabras. Hace tiempo que el miedo y la desesperación van en aumento.

Una economía plenamente solidaria

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo”... No vemos por otros ojos que la economía, y no estaría mal que fuese así, en el caso de que nos sirviera para hacer un uso más eficiente de los recursos, para corregir desviaciones y referencias egoístas, poniendo de relieve la importancia de una decente distribución social. Sin embargo, este mundo de intereses y corrupciones impide esa actividad humanística de búsqueda del bien común.

En cada niño nace un trozo de cielo

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Con razón son el alma de la humanidad venidera, un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia, pues toda grandeza se inclina ante su angelical mirada”... El mundo ha de pintarse de azul claro para cada niño, porque ellos mismos son una porción celeste en camino, siempre en disposición de transmitir vida como signo de continuidad humana. Con razón son el alma de la humanidad venidera, un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia, pues toda grandeza se inclina ante su angelical mirada.

Menosprecio hacia la vida de algunos

Víctor Corcoba Herrero's picture

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace”... La tolerancia es la mejor virtud, todo lo disculpa y todo lo repara, puesto que soy imperfecto y necesito de la compañía del similar. Con lo placentero que sería cultivar ese espíritu cercano, solidario entre sí, siempre dispuesto a acompañarnos. Sin embargo, la sensación es otra.

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno”... No es fácil cuidar la vida interior de cada uno. Los aires no son muy propicios para el silencio, el tiempo para dedicarnos a nosotros es también escaso, y tampoco solemos tener espacios adecuados para escucharnos a la hora de compartir vivencias. Ante esta bochornosa realidad, nos conviene reflexionar para vencerse a sí mismo, y reconstruir otros sosiegos, otros horizontes más fraternos, capaces de establecer puentes de unión entre culturas y caminantes.

La ignorancia y los charlatanes

Víctor Corcoba Herrero's picture

“La mayor sabiduría no es tanto el conocimiento, como el ayudar a vivir y saber vivir uno mismo”... Me ensimisman las gentes sabias, en un mundo cada día con más hambrientos y más obesos en medio de la desigualdad, porque saben volver su rostro hacia sí, y encauzar otros rastros más humanos, de reconstrucción moral y de restauración de la familia. Por eso, hace falta otro espíritu más entregado al análogo, más del corazón que de lo mundano, que active la colaboración y la cooperación entre culturas diversas.

Agentes transformadores reconciliados

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Mal que nos pese, el afecto, es la primera condición para humanizarse y hacerse corazón”...En un tiempo en el que nos desbordan las simientes de odio y se disparan por doquier las señales de menosprecio hacia vidas humanas, hace falta propiciar eventos de diálogo y convivencia. En consecuencia, todos esos poderosos mundos de la economía y de las finanzas, de la ciencia y el arte, de la cultura y del deporte, han de compartir, más allá de meros conocimientos, sus buenas prácticas, que son las que germinan de nuestros interiores.

Hacerse amor es crear vida

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Ojalá nos reencontremos cara a cara con los níveos latidos de nuestros predecesores, y podamos ser poetas, en ese momento del abrazo místico, en el que todo renace y resuena en bondad”... No hemos venido al mundo para estar ausentes o pasivos. Despojémonos del miedo. Por naturaleza somos gente de acción y reacción, de camino y de sueños, de hacerse próximo con el prójimo y de volverse amor para crear vida.

Cada cual traza su camino

Víctor Corcoba Herrero's picture

La cuestión no es caminar por delante, ni por detrás, sino concertados, con la ternura del acompañamiento como lenguaje, haciendo familia en definitiva”... Somos seres en permanente tránsito. En realidad todo está en movimiento. Nada permanece estático. Esto es la propia vida; un continuo descubrir de rumbos para abordar nuevos horizontes, que nos reintegren a la unión y a la reconciliada unidad. Algo que se consigue con el abrazo sincero, con la acogida y el diálogo, con el amor en suma, que es el vocablo que verdaderamente nos hace humanos.

A contracorriente

Víctor Corcoba Herrero's picture

“Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso”... Siento debilidad por aquellas gentes que son efectividad humanística, artesanos de lo armónico, que no escatiman esfuerzos a la hora de ser constructores de paz, todo un arte que requiere energía comprensiva, espíritu creativo, alma serena, soplo sensible, y mucha destreza de pulso. No es fácil impulsar este camino que va a contracorriente; no en vano, hasta uno mismo en ocasiones llega a cuestionarse su misma razón de ser y de cohabitar.

El martirio de los días para algunos

Víctor Corcoba Herrero's picture

“El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor”... Al igual que cada generación necesita explorarse, verse en su cultura, responderse a sí mismo, asumir responsabilidades, sentirse algo en la vida, ya sea como protagonista o servidor, también requerimos un trabajo donde ganar el pan con dignidad. No hay mayor martirio que la ociosidad por mandato. El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor.

Pages