Cuba tendrá en unos meses un centro alta tecnología con vocación latinoamericana