Cuba tendrá en unos meses un centro alta tecnología con vocación latinoamericana

Castro precisó que el CEAC estará funcionando "en una primera etapa" a fines de este año o principios del siguiente -no dio más precisiones-, estará abierto "a científicos de todo el mundo, y sobre todo a los de Latinoamérica", y dedicará sus principales esfuerzos a los campos de salud, medio ambiente y energía.

El científico alertó sobre la brecha que existe entre los países del norte y del sur en ciencia, una brecha que ahora puede repetirse en el campo de la nanociencia y nanotecnología hasta llegar al "mundo nanodividido".

Al congreso han acudido más de 70 especialistas procedentes de Rusia, China, Japón, Brasil, Irán, Sudáfrica y varios países europeos, entre los que destacan dos premios Nobel de Física del año 2000, el ruso Zhores Ivanovich Alferov, y el estadounidense David Gross.

En su discurso introductorio, Castro subrayó ante los asistentes que Cuba dedica un 1,21 % del PIB nacional a la investigación, y particularmente en el campo médico "no por afán de prestigio, sino por el bienestar de nuestra población".

Aseguró que existen 53 centros dedicados a la biomedicina donde trabajan 3.000 científicos en el desarrollo de nuevos medicamentos "cuyos logros han sido ampliamente reconocidos", y entre ellos citó la erradicación de la hepatitis B gracias a una vacuna de creación nacional. EFE