Cuba abre la cumbre de la Celac con críticas a EEUU y homenaje a Chávez

Castro fustigó fuertemente en su discurso a EEUU, por su programa global de espionaje de telecomunicaciones, que afectó incluso a gobernantes aliados, afirmando que éste "genera preocupación por sus potencialidades para provocar conflictos internacionales".

"Hay que evitar que el ciberespacio se convierta en un teatro de operaciones militares", agregó, en alusión al programa secreto de espionaje develado por el exanalista de inteligencia estadounidense Edward Snowden, hace seis meses.

En otra alusión a EEUU, afirmó: "Los llamados 'centros de poder' no se resignan a haber perdido el control de esta rica región".

Un minuto de silencio

Castro pidió a los mandatarios guardar un minuto de silencio por Chávez, el presidente venezolano fallecido el 5 de marzo y que fue el principal impulsor de la Celac. "Lamentamos profundamente la ausencia física de uno de los grandes líderes de nuestra América", afirmó.

Una propuesta de declaración sobre Chávez causó roces el fin de semana -entre Cuba y Panamá- en la fase preliminar de la cumbre, dijeron diplomáticos a la AFP. El párrafo tuvo que ser modificado.

Este cónclave, el secundo de la Celac, comenzó en la mañana con una sesión plenaria de 45 minutos, a la que siguió la única reunión a puertas cerradas de los presidentes en esta cita de dos días.

Como invitados especiales asisten el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, en la primera visita de un titular de la OEA a la isla en medio siglo.

Los mandatarios participarán en una segunda sesión pública por la tarde y en la noche acudirán al Palacio de la Revolución, donde se harán la foto oficial del encuentro y asistirán a una cena.

El miércoles suscribirán una declaración de más de 80 puntos con temas que van desde la lucha contra la pobreza hasta el desarme. Ese mismo día, Cuba entregará a Costa Rica la presidencia rotativa de la Celac que ejerció el último año, el máximo reconocimiento diplomático de la región a la isla comunista en medio siglo.

En la cumbre participan los 33 países del bloque, aunque no todos los gobernantes.

Humala y Piñera frente a frente

La cita servirá además para que los presidentes de Perú, Ollanta Humala, y de Chile, Sebastián Piñera, se encuentren cara a cara el miércoles por primera vez después del histórico fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), favorable a Lima, en un litigio por los límites marítimos.

El presidente boliviano, Evo Morales, indicó este martes en La Habana que espera que la CIJ se pronuncie sobre su demanda de acceso al Pacífico contra Santiago con "la misma equidad" que en el caso Perú-Chile.

"Bolivia espera que la Corte actúe con la misma equidad y justicia para resolver nuestra demanda ante Chile", presentada en La Haya en abril de 2013, declaró Morales.

Humala y Piñera fueron los últimos mandatarios en confirmar su asistencia a la cumbre de la Celac, a la que se integrarán el miércoles, pues su agenda había estado ocupada por el juicio en La Haya.

Piñera, un empresario de derecha, llegará acompañado de la presidenta electa chilena, la socialista Michelle Bachelet, que lo sucederá en el mando el 11 de marzo, aceptando una invitación cubana a la Celac y para dar una muestra de unidad nacional tras el fallo de La Haya.

Entre el domingo y el lunes llegaron a la isla la mayoría de los mandatarios, entre ellos el uruguayo José Mujica, quien pretende mediar en el proceso de paz para Colombia, cuyas negociaciones se desarrollan en La Habana.

Esta es la reunión regional de mayor realce que preside Raúl Castro, quien ha dado ciertos pasos de liberalización económica tras sustituir en el mando a su hermano Fidel en 2006, aunque ha descartado una apertura política.

En los últimos días disidentes cubanos han denunciado una ola de arrestos, entre ellos de algunos activistas que pretendían participar este martes en La Habana en un foro opositor. AFP

Tags: 
Categoria: