En este momento hay solo dos tratamientos con células madre aprobados y eficaces

Hasta el momento, hay dos tratamientos con células madre que resultan terapéuticamente eficaces y sin riesgos secundarios: el transplante alogénico de células madre de médula ósea, sangre periférica y cordón umbilical; y el autotrasplante de células madre de médula ósea y sangre periférica para tratar enfermedades curables a partir de protocolos aceptados.
Las autoridades oficiales argentinas puntualizan que, fuera de estos tratamientos, "no existe evidencia clínica reproducible y contundente, ni tratamientos establecidos a nivel nacional e internacional, que hayan demostrado la eficacia del autotransplante de células madre de médula ósea o cordón umbilical para mejorar o curar enfermedades altamente discapacitantes. Los únicos tratamientos establecidos son aquellos destinados a enfermedades que se curan con trasplante de médula ósea y por ello son los únicos que se realizan con éxito en miles de pacientes".
Y ejemplifican: "Desde hace algunos años, comenzaron a aparecer instituciones médicas privadas que ofrecen tratamientos de autotrasplante de células madre para tratar enfermedades como: las parálisis por lesiones cerebrales o de la médula espinal, las neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson o trastornos metabólicos como la diabetes. En algunos casos se trata de procedimientos experimentales que deben demostrar su eficacia y seguridad en seres humanos, por lo que deben contar con un protocolo aprobado y sin costo para el paciente, quien debe ser informado del carácter experimental del tratamiento. En ocasiones los procedimientos son presentados a los potenciales pacientes y sus familiares con promesas incomprobables de curación y mejora de las enfermedades, a pesar de la evidencia que señala que muchas de las prácticas ofrecidas no poseen efectos terapéuticos comprobados ni siquiera en modelos animales".
Recientemente, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA), emitió un comunicado expresando su preocupación por la oferta creciente de este tipo de tratamientos considerados ilegales y potencialmente dañinos en los Estados Unidos. La institución ratificó allí la necesidad de contar con estudios clínicos que demuestren la seguridad y efectividad de otros tipos de procedimientos. En tal sentido, el comunicado también advirtió sobre los tratamientos ofrecidos en otros países, ya que en la mayoría de los casos, las intervenciones no cuentan con un protocolo médico que las respalde.

QUE SON, COMO FUNCIONAN

Las células madre tienen dos características distintivas: son células no especializadas que se renuevan ilimitadamente; y que bajo ciertas condiciones fisiológicas o experimentales, se las puede inducir a que se conviertan en células con funciones especiales, por ejemplo: células musculares cardíacas o células pancreáticas para la producción de insulina.
Los científicos trabajan mayormente con dos clases de células madre de animales y de seres humanos: embrionarias y adultas. Las primeras pueden convertirse en cualquier tipo de célula del cuerpo, mientras que las del segundo tipo generan los mismos tejidos del órgano en el cual residen.
En la década del 60, los investigadores descubrieron que la médula contenía por lo menos dos clases de células madre adultas: hematopoyéticas, las que formaban todos los tipos de células sanguíneas del cuerpo; y medulares estromales o mesenquimales, que comprendían una población mixta capaz de desarrollar células del hueso, cartílago, grasa y tejido conectivo fibroso.

Fuente: www.neomundo.com.ar

Categoria: