Emoticones están cambiando la forma de pensar de nuestro cerebro

Según Owen Churches, investigador del laboratorio de Cognición y Cerebro de la Escuela de Psicología de la U. Flinders en Adelaida (Australia), el cerebro está tan acostumbrado a estos dibujos que responde a ellos como si fueran un rostro. En su estudio analizó la reacción cerebral de 20 jóvenes que veían fotos de rostros, textos, letras, paisajes y emoticones.

“La investigación mostró que el reconocimiento se produce a los 170 milisegundos. Con un efecto muy fuerte y robusto. Falta saber si se producirá lo mismo en personas más adultas que no hayan crecido rodeados de emoticones como parte de su lenguaje”, dijo Churches a La Tercera.

Para decodificar este nuevo lenguaje, se activa una zona del cerebro cercana a la que identifica los rostros (occipitotemporal).

Desde los primeros signos utilizadas en correos electrónicos y chats, se pasó a dibujos de caras redondas y amarillas y ahora a pegatinas y stickers (dibujos animados de los emoticones). Facebook los incorporó como parte de sus chats y mensajes el año pasado.

Para Catalina Rendón Manager Business Development Latam de Line los emoticones y stickers “son una manera de simplificar la escritura, muchos usuarios prefieren comunicarse casi solamente con ellos haciendo más dinámica y expresiva la comunicación”. De hecho, “su uso está pasando de ser un complemento de comunicación a ser la comunicación. La expresión es clave cuando se está en una conversación y estas imágenes pasan a ser una extensión de nuestros cuerpos y gestos faciales".

Fuente: La Tercera