14 horas con la mandíbula desencajada por comer un sandwich extra grande