Crece expectación en Chile por el cambio en el Gobierno de Bachelet

Sin embargo, el nuevo gabinete no se conocerá este viernes, según confirmó a las 17.30 hora local (20.30 GMT) una fuente oficial de La Moneda, sede del Ejecutivo.
El cambio en el Gobierno, anunciado el miércoles por la jefa de Estado durante un programa televisivo de entrevistas, se espera para antes de las 22.00 hora local del sábado (01.00 GMT del domingo), según el plazo anunciado públicamente por la mandataria, aunque no hay confirmación oficial de que así vaya a ser.

A lo largo de este viernes, los patios y pasillos de La Moneda fueron un hervidero de rumores sobre qué ministros se marcharían y cuáles permanecerían, toda vez que la presidenta le ha pedido la renuncia a los 23 integrantes del gabinete para así poder armar el nuevo equipo sin ningún tipo de cortapisas.

Hasta el momento, lo único seguro es que en el nuevo gabinete de este segundo mandato de Bachelet, el ministro de Relaciones Exteriores seguirá siendo Heraldo Muñoz, a quien la gobernante ratificó en el puesto el pasado miércoles.

El canciller Muñoz se encontraba en La Haya encabezando la delegación chilena que asistía a los alegatos orales ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la demanda presentada por Bolivia para tener un acceso soberano al océano Pacífico.

Periodistas, fotógrafos y camarógrafos de medios chilenos y extranjeros aguardaron durante toda la jornada de hoy a las puertas de La Moneda para hablar con los ministros o alertar de eventuales desalojos de los despachos oficiales.

Pero la única destitución que se produjo hoy fue la de la funcionaria de la Dirección Sociocultural de la Presidencia Erika Silva, quien fue jefa de gabinete de Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta Bachelet y quien en febrero renunció como titular de esa dependencia al conocerse su participación en el caso Caval, un multimillonario negocio inmobiliario por el cual ha sido imputado.

La funcionaria responsabilizó a través de las redes sociales al ministro de Interior, Rodrigo Peñailillo, del mal manejo político del caso.

A través de Twitter y Facebook, Silva acusó a Peñailillo de no haber informado adecuadamente de la magnitud del escándalo a la mandataria cuando esta se encontraba de vacaciones en un lugar del sur de Chile muy aislado.
"La presidenta confió en el ministro Pañailillo mientras estaba en Caburga. El ministro Peñailillo no fue capaz de dimensionar el impacto", señaló hoy Erika Silva en un tuit.

La tesis de la funcionaria hoy cesada se abona a las propias declaraciones de Bachelet en la entrevista televisiva del pasado miércoles, cuando reconoció que no dimensionó adecuadamente lo que estaba sucediendo, ya que recibió "información fragmentada" y no fue asesorada adecuadamente.

"No hay nada más sanador que la verdad: la presidenta Bachelet no miente. Lo digo yo, que fui testigo directa", escribió también Erika Silva.

Y posteriormente agregó en Facebook que si la presidenta no regresó inmediatamente a Santiago para tomar las riendas de la situación creada por el escándalo que salpicaba a su hijo fue porque el ministro del Interior le aconsejó que siguiera de vacaciones y así dar una señal de normalidad.

En efecto, en la entrevista televisiva del miércoles con el presentador Mario Kreutzberger, conocido como "Don Francisco", la presidenta reveló que le aconsejaron que no volviera a Santiago, cosa que hizo pese a su "intuición".

"No me di cuenta de la dimensión del problema", confesó Bachelet.

EFE

ARB

Categoria: