¿Es posible comer hasta morir?

Estás en una fiesta y no quieres parar de comer todo lo que hay, sin embargo, te acuerdas de esas horribles historias en las que alguien come hasta la muerte. Como por ejemplo, en esos concursos de comida donde compiten por ver quién es capaz de comer más hamburguesas. Casi siempre tu cuerpo te guía para que dejes de comer o simplemente te sientes tan mal que no puedes seguir. ¿Es posible comer hasta morir?

Estómagos que explotan

Los casos de estómagos que explotan literalmente por demasiada comida son muy pocos, pero reales. Es necesario una cantidad exagerada de comida para que algo así suceda, y aunque es cierto que ha pasado, deberías excederte mucho.

Nuestro estómago puede soportar hasta 1 ½ kg de comida y bebida, que es cuando te sentirías mal del estómago por comer demasiado. Sin embargo, se sabe que puede aguantar hasta 3 kg, y los peores casos llegan hasta 5 kg, momento en que el estómago se rompe. El caso más extremo es el de una mujer que alcanzó los 12 kg con trágicas consecuencias.

Nuestro cuerpo está habituado a hacernos saber cuando la capacidad estomacal está completa, y es instintivo el dejar de comer. Es por esto que quienes no oyen las advertencias del cuerpo y siguen comiendo suelen ser personas con problemas alimenticios o trastornos mentales.

Las señales de nuestro cuerpo

Al comer demasiado y el estómago no aguanta más, probablemente el reflejo sea vomitar todo el excedente. El problema es que estas personas con trastornos alimenticios han pasado por alto tantas veces las señales, que el cuerpo no envía el reflejo del vómito haciendo que puedan seguir atracándose.

Cuando el contenido no tiene ningún lugar a donde ir las paredes del estómago se debilitan y se rompen, y toda la comida se pasa al resto del cuerpo creando infecciones. Si se realiza una cirugía a tiempo el paciente puede salvarse. Esto puede pasar en casos graves de bulimia donde la persona no mide los límites de lo que está ingiriendo.

Aunque es posible, es poco probable que tu estómago explote por demasiada comida, a menos que sufras de alguno de estos trastornos y no los estés controlando adecuadamente. A pesar de lo genial que es la comida, de todas maneras los excesos son siempre negativos.

Para cuidar tu cuerpo, debes recordar que todo aquello que ingieras en exceso puede hacerte daño de alguna manera. Así que aunque no corras peligro de muerte no es recomendable seguir comiendo cuando ya estás lleno.

Fuente: Ojo científico

AJV

Tags: