¿Problemas con las matemáticas? Los científicos pueden arreglarlo

Si se hiciera una encuesta entre estudiantes, la mayoría diría que matemáticas es lo que más le cuesta, incluso cuando ya terminamos la escuela, la sola idea de realizar cálculos nos hace sufrir.

La solución para tus problemas matemáticos

La sola idea de un examen de matemáticas nos pone nerviosos y quienes no somos buenos en el área, sentimos el posible fracaso incluso antes de la prueba, por más que hayamos estudiado.

Una investigación realizada en la Universidad de Oxford, concluyó que utilizar una máquina de estimulación transcraneal por corriente directa en el área del cerebro donde residen las habilidades con los números, podría ser la solución. Con esta técnica se estimularía la actividad eléctrica en la corteza parietal.

Además, realizando el mismo procedimiento a la inversa, bajaría la actividad en la corteza cerebral izquierda. Para probar su efectividad, varios voluntarios se sometieron al procedimiento.

Luego de recibir el tratamiento, el cual es no invasivo ni doloroso, se enfrentaban visualmente a una serie de números y cálculos. Si no resolvían bien la operación, se indicaba cuál era el resultado correcto.

A medida que aumentaba la cantidad de sesiones, lo mismo pasaba con las respuestas correctas, no importa que los cálculos se hicieran más complejos.

En un principio se pensó que el efecto podría ser temporal, dado el estimulo que tenían las neuronas, pero pasados 6 meses seguían obteniendo buenos resultados.

Los investigadores a cargo del proyecto, no creen que su técnica convierta a la persona en un genio de las matemáticas, pero sí aumenta sus habilidades para resolver operaciones, sobre todo en personas con mayores dificultades.

¿Es posible mejorar las habilidades matemáticas?

Tras el primer estudio, realizado en 2007, los científicos decidieron ver qué tan positivos eran sus efectos y, si el procedimiento funcionaba en todos quienes tenían problemas con matemáticas o, dependía de su personalidad.

Para ello reunieron a dos grupos de voluntarios: el primero, estaba formado por personas que sufrían de estrés ante la sola idea de resolver un problema matemático, y el segundo con gente que, si bien obtenía resultados deficientes en el área, no consideraba que las matemáticas le pusieran nervioso.

A ambos grupos se les sometió a la estimulación transcraneal por corriente directa, esta vez en el área donde se regulan emociones como la ansiedad, para luego revisar los resultados, los cuales fueron bastante interesantes.

Las personas que mostraban ansiedad con sólo ver una operación aritmética, mejoraron notablemente sus habilidades y, quienes aceptaban ser poco hábiles con los números pero no se sentían nerviosos, no mostraron cambios.

Ante resultados tan dispares, los científicos creen saber la razón: si se estimulaba la corteza pre-frontal dorsolateral, disminuían también los niveles de cortisol, que sirve para medir el estrés. Así, libres de la ansiedad provocada por las matemáticas, las personas rendían mejor.

La conclusión es que no existe un sistema mágico para convertir a las personas en matemáticos hábiles, sino que lo que hay que hacer es crear un método que se adecue a la personalidad, ya que hay un fuerte nexo entre ella y el talento o falta de éste con los números.

Los resultados de este segundo experimento serán muy útiles a la hora de saber cómo enfrentar la falta de habilidades matemáticas, desarrollando técnicas especificas y, quizá un día, nadie entre transpirando a la sala de clases para rendir un examen de álgebra.

Fuente: Ojo Científico

DJ