Creador de Mario Bros gana el Príncipe de Asturias de Comunicación

El jurado, reunido ayer y hoy en Oviedo (norte del país), subrayó asimismo que los juegos creados por este trabajador de Nintendo desde hace 35 años carecen de violencia, como "Mario Bros", "Donkey Kong" o "The legend of Zelda", y también reconoció su capacidad de "innovar con programas y formatos que ayudan a ejercitar la mente", como "Brain training", y el cuerpo, como "Wii fit".

"El padre del videojuego moderno", es como definió el jurado a Miyamoto, nacido hace 59 años en Kioto, la ciudad donde Nintendo tiene sede y en la que empezó a trabajar por enchufe, aunque pronto le aportó una imaginación sin límites para revolucionar el mercado mundial del ocio y el entretenimiento.

Al conocer el premio, Shegiru Miyamoto, a través de un comunicado enviado a Efe por Nintendo, dijo que está "muy honrado" con el galardón y recordó que ningún videojuego lo ha creado en solitario, por lo que cuando reciba el premio este otoño lo hará en representación de todos sus compañeros de trabajo.

En la misma nota, Miyamoto promete proseguir sus esfuerzos para que los videojuegos "no acaben siendo una moda pasajera" y que "sean capaces de ofrecer de manera continuada diversión y alegría a personas de todas las generaciones y en todo el mundo".

Conseguir que un personaje bajito, feo y mediocre como Super Mario sea uno de los héroes más queridos sin recurrir a la violencia de la que hagan gala otros videojuegos o impulsar la consola Wii de interacción y habilidad, y la Wii Fit para acabar con el prejuicio de que este tipo de ocio potencia la obesidad están entre sus méritos.

A la votación final del jurado llegó Miyamoto junto a la agencia fotográfica Mágnum y el filósofo Edgar Morin y fue "muy justita" la mayoría que le dio al japonés el galardón, según apuntó un miembro del jurado.

La presidenta del jurado, la filósofa Adela Cortina, destacó el componente humanista de los juegos ideados por Shegiru Miyamoto, útiles por encima de barreras geográficas y étnicas.

Quien propuso a Miyamoto como candidato este año fue Iván Fernández-Lobo, director de la feria del videojuego y ocio interactivo Gamelab, que hoy dijo que del genial japonés se queda con su faceta soñadora: "Sueña el futuro, sueña historias y llega a una audiencia global que no tiene distinción de edad, de sexo o de cultura".

El diseñador de videojuegos Gonzo Suárez ("Commandos 2") cree que Miyamoto ha logrado "una ratio de revoluciones sin parangón", desde Mario Bros a la Wii pasando por la Nintendo DS.

El galardón de Comunicación y Humanidades ha sido, tras los de Ciencias Sociales (para la filósofa Martha Nussbaum) y el de las Artes (para el arquitecto Rafael Moneo), el tercero que se falla en la presente edición de los Premios Príncipe de Asturias.

El año pasado recayó en The Royal Society, la comunicad científica más antigua del mundo, y es un premio que también han ganado Google, las revistas Nature y Science, la National Geographic Society, la Agencia Efe, la Universidad Autónoma de México, María Zambrano, Claudio Sánchez Albornoz, Václav Havel, Indro Montanelli, Umberto Eco, Jean Daniel y Ryszard Kapuscinski, entre otros.

El premio está dotado con 50.000 euros, una escultura creada expresamente por Joan Miró para estos galardones, un diploma y una insignia acreditativos. EFE