5 cosas muy interesantes que tienes que saber sobre la grafología

Para sus partidarios es una ciencia; para sus detractores es una pseudociencia, para la RAE es una práctica artística. Estas son las 5 cosas indispensables que debes saber sobre la grafología, definida por la Real Academia Española como el «arte que pretende averiguar, por las particularidades de la letra, cualidades psicológicas de quien la escribe».

5. El padre y el abuelo de la grafología

La paternidad de la grafología se la ha llevado Jean-Hippolyte Michon, un arqueólogo francés del siglo XIX que también fue abad de un monasterio. Tras estudiar cientos de firmas y otros manuscritos, Michon creyó identificar pautas de escritura que le permitieron establecer algunas «reglas», las primeras formuladas para la materia. Antes de Michon, el filósofo italiano Camillo Baldi (1550 – 1637) es señalado como el precursor de la grafología, tras escribir Tratado de cómo a partir de una carta puede conocerse el carácter y la cualidad del escritor.

4. El grafólogo más influyente

El alumno más aventajado de Michon y Golgi llegó con el siglo XX, cuando el francés Jules Crépieux-Jamin publicó en 1930 ABC de la Grafología, libro de cabecera venerado por los grafólogos. Crépieux-Jamin trató la letra de personajes famosos (Beethoven, Rousseau y otros) al modo de un botánico o un zoólogo con una especie nueva, clasificando detalladamente los grafismos en clases, géneros y especies y estableciendo «leyes» que los más entusiastas no ven tan distantes de las de Mendel.

3. Los tests de grafología

En internet pueden encontrarse algunos tests que pretenden dar a conocer a quien los hagan los rasgos más relevantes de su personalidad a partir del análisis de la firma. Estos rasgos personales surgirían tras clasificar la firma en un conjunto de variables como tamaño (grande, mediana, pequeña), dirección (horizontal, ascendente, descendente), velocidad (lenta, media, rápida) y otros parámetros. Por ejemplo, en uno de estos cuestionarios, sí firmas de la misma manera que escribes tu nombre (de forma legible), estarías revelando autenticidad y claridad; y si firmas en remolino o en garabato, estarías confesando una búsqueda de autenticidad y originalidad. ¿No te parece vago y confuso?

2. La ciencia a veces se confunde con la pseudociencia

Frecuentemente vemos en la televisión que a un inocente sospechoso lo descartan o a un asesino lo atrapan por una nota que escribió. La letra de todo ser humano, revisada en un microscopio e incluso a veces sin eso, muestra pautas peculiares y solo basta comparar un escrito con otra muestra para saber si pertenece o no a la misma persona. El análisis caligráfico forense si tiene basamento científico y ha permitido condenar a unos cuantos criminales y dejar libre de sospechas a muchos inocentes. Pero no tiene nada que ver con imaginar la personalidad de un sospechoso a partir de su escritura.

1. Para los más devotos, incluso permitiría diagnosticar enfermedades

A partir de monjes y filósofos del pasado, la grafología ha incorporado personas que la respaldan con sus títulos de neurólogos, sicólogos, sociólogos y hasta matemáticos que han encontrado la manera de vincular la ciencia de los números con los rasgos de la personalidad supuestamente derivados de la escritura. Los más incondicionales postulan que la manera de escribir puede ayudar a establecer el estado de salud mental de una persona e incluso apoyar el diagnóstico de dolencias físicas.

¿Conocías estas cosas sobre la discutida grafología? ¿Qué te han parecido?

Fuente: Batanga

PS