A los niños y a las ratas les gusta jugar al escondite

A los niños y a las ratas les gusta jugar al escondite

Un estudio publicado por Science presenta un novedoso paradigma para el estudio de la neurobiología del comportamiento lúdico de los animales, indica la revista en un comunicado.

¿Qué te parecería jugar al escondite con una rata?

Los neurocientíficos de la Universidad Humboldt de Berlín querían saber que tan cierto era la afirmación de los dueños de mascotas y veterinarios, de decir que las ratas parecían participar en formas de juego más complejas.

El neurobiólogo Michael Brecht, autor del estudio publicado en la revista Science así lo demostró, pues estos roedores aprendieron a buscar a los humanos ocultos y siguieron buscando hasta que los encontraron. Y cuando eran ellas quienes tenían que esconderse , aprendieron a hacerlo en uno de varios lugares y esperaron allí hasta que las encontraban.

La Metodología utilizada

Los investigadores se encerraron en un laboratorio con las ratas y usaron cajas controladas a distancia, e iniciaron el juego con los roedores, enseñándoles cómo esconderse y encontrar a los investigadores.
Durante un período de algunas semanas, descubrieron que las ratas rápidamente aprendieron a esconderse y a buscar a los investigadores, y hasta comenzaron a desarrollar tácticas y estrategias para el juego.

El estudio también indica que las ratas mostraban conductas aprendidas de alegría pues aunque calladas cuando se escondían, los investigadores dijeron que las ratas “chillaron de alegría”

Brecht también manifestó en los resultados de la investigación que su equipo ofreció a los animales escondites “estúpidos”, como cajas transparentes, pero los animales jugaron estratégicamente, eligiendo “escondites inteligentes”, cajas opacas, que proporcionaron una mejor cobertura.

Informe21/LJ