Brasil retrasa la reapertura de su base antártica por el mal tiempo

Brasil retrasa la reapertura de su base antártica por el mal tiempo

La reinauguración de la base científica de Brasil en la Antártica prevista para este martes se aplazó para mañana miércoles por el mal tiempo meteorológico en la región, según anunció la Marina brasileña.

"Debido a las condiciones meteorológicas, el traslado de las autoridades que salen de Punta Arenas (en Chile) hacia la Antártida no fue posible. La previsión es que el evento ocurra mañana (15), siguiendo la misma programación de horarios", señaló la Marina en sus redes sociales.

Al acto de reapertura tiene previsto asistir el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao; los ministros de Infraestructura, Tarcísio de Freitas; de Defensa, Fernando Azevedo e Silva; y de Ciencia y Tecnología, Marcos Pontes, así como otras autoridades, militares e investigadores.

La Estación Comandante Ferraz, situada en la isla del Rey Jorge y fundada en 1984, fue arrasada por un incendio de grandes proporciones en 2012, en el que murieron dos militares y se quemaron el 70 % de sus instalaciones.

Ocho años después y con una inversión de cerca de 100 millones de dólares por parte del Gobierno de Brasil, la nueva base tiene un área de 4.500 metros cuadrados, casi el doble de la superficie que ocupaba la antigua.

Cuenta con 17 laboratorios, una zona de alojamiento con capacidad para 64 personas y varios de los equipamientos más avanzados del mundo para el desarrollo de investigaciones científicas.

Fue diseñada por un grupo de arquitectos brasileños y construida por la empresa estatal china Ceiec, que se adjudicó el proyecto en un concurso público.

"(La estación) dará mejores condiciones de trabajo para nuestros investigadores y mantendrá nuestra presencia en el trabajo que está llevando a cabo la comunidad científica internacional de buscar respuestas y avances en el conocimiento, en la tecnología y en otras áreas", dijo Mourao en declaraciones a la estatal Agencia Brasil.

En la unidad, los científicos podrán realizar estudios relacionados con la biología, oceanografía, meteorología y antropología del lugar, entre otros asuntos, como la evolución del cambio climático.

Brasil es uno de los 29 países que poseen una estación científica en la Antártica. EFE.

EC