Británicos prueban con éxito un penetrador espacial

Según he podido leer en Phys.org los británicos, con financiación de la Agencia Espacial Europea, han estado haciendo pruebas con un penetrador balístico en cuyo interior se aloja instrumental electrónico científico. Debo reconocer que la idea, cuya sencillez a primera vista es engañosa, me ha sorprendido de veras. Siempre he pensado que si no se aplican métodos de frenado a nuestras sondas estas se destruirían al impactar contra las superficies sólidas de otros mundos, pero se ve que los británicos han perfeccionado el método hasta hacerlo posible.

El artículo consultado dice que la electrónica existente dentro del proyectil se protege mediante un sistema de muelles diseñado por ingeniería, de modo que no solo sobrevive al impacto, sino que comienza a trabajar en cuanto este se detiene.

Las pruebas las han hecho disparando un proyectil de 20 kilos de peso y con forma de obús contra un bloque de hielo de 10 toneladas. La bala-sonda impactó contra el hielo a una velocidad de 340 m/s (muy próxima a la velocidad del sonido), y a pesar de que el bloque de hielo quedó reducido a "granizado", el instrumental electrónico permaneció operativo a pesar de experimentar una deceleración de 24.000g tras el impacto. ¡Todo un logro de los ingenieros!

En palabras de Marie-Claire Perkinson, lider del programa industrial llevado a cabo por la empresa Astrium UK: "[La prueba] fue realmente un éxito porque la velocidad de entrada fue mayor de la esperada y hasta el momento todos los sistemas han sobrevivido".

En la web de la BBC, afirman que el penetrador podría emplearse para enviar sismómetros a Marte de forma barata y robusta, y por supuesto también hablan de enviar laboratorios capaces de detectar química orgánica y actividad microbiana a las lunas heladas de Júpiter.

Los científicos creen que cualquier experimento que lancemos a otros mundos en busca de vida extraterrestre debe ser capaz de adentrarse en el subsuelo, ya que los altos niveles de radiación hacen que probablemente la vida sea incapaz de prosperar en la superficie.

El penetrador espacial es un proyecto desarrollado durante casi una década e inicialmente se propuso como una misión lunar británica que se llamaría Moonlite. Ahora la tecnología parece haber madurado lo suficiente como para ser tenida en cuenta de cara a futuras misiones espaciales en tal vez una década. No obstante, a pesar de la financiación de la ESA, la agencia europea no ha decidido aún si la pondrá a prueba en una misión real.

En teoría sería bastante sencillo montar uno o más de estos artilugios sobre cohetes direccionables, lanzarlos desde un orbitador y finalmente (una vez los cohetes lo colocasen sobre la región elegida del cuerpo celeste a visitar) liberarlos y dejar que la gravedad por si sola los dirigiera contra la superficie y más allá.

Fuente: Miguel Artime/ http://es-us.noticias.yahoo.com/blogs/ciencia-curiosa/brit%C3%A1nicos-pr...

DJ