¿Cuál es tu número favorito? Los científicos explican por qué

¿Cuál es tu número favorito? Los científicos explican por qué

Todos tenemos nuestras predilecciones numéricas. Pero, aunque no lo creas, existe un dígito que una gran cantidad de personas tiene como favorito alrededor del mundo y se destaca entre el resto. Expertos en diferentes partes del mundo quisieron saber cuál es el número favorito de la gente y vieron que en culturas tan dispares como Japón y Estados Unidos se repite una predilección por el 7. Pero, ¿por qué?

Los científicos explican por qué el 7 es nuestro número predilecto

Hay preguntas que sirven para romper el hielo, ya sea consultar por la comida preferida, el color predilecto o el número favorito. Pero detrás de esas respuestas se esconde un fenómeno cultural. El número favorito de las personas en el mundo es el siete, según estudios realizados en Estados Unidos, Australia, Japón y Kenia a lo largo de diferentes décadas. Y los científicos tienen una explicación para ello.

Miho Saito, experto en ciencias humanas de la Universidad de Waseda en Japón, cree que la razón detrás de la predilección mundial por el número siete se debe a que, a diferencia de otros dígitos, este no es considerado de mala suerte en ninguna cultura. Asimismo, el siete sí es considerado de buena suerte en varias partes del mundo. Entre un 25 % y 35 % dependiendo del país.

¿Qué pasa con el resto? Si la respuesta a la pregunta «¿Cuál es tu número favorito?» no es 7, lo más probable es que sea un número impar. Es más, el 68 % de las personas encuestadas señala a un dígito impar como su predilecto.

Hay variaciones entre las preferencias de hombres y mujeres. Ellos tienden a tener el 1 como predilecto más que ellas. Los expertos creen que se debe al carácter competitivo que suele asignarse culturalmente a los varones. Por el lado de las mujeres, el 5 suele ser elegido en una mayor proporción. Si la respuesta al número preferido no es 7, ambos sexos tienden a nombrar el 3, además del 1 y 5. ¿Por qué nos gustan tanto los impares? Según Miho Saito, podría deberse a un condicionamiento cultural.

Fuente: vix / MF